Conecta con nosotros

Ayuntamientos en estado de alarma por el Covid-19

Algunos consistorios complementan medidas a las obligatorias restricciones impuestas por el estado de alarma

Publicado

el

Carlos S. Campillo / ICAL . Estado de alarma en León por el Coronavirus. En la imagen, el edificio del Ayuntamiento de León, permanece cerrado

 

Los ayuntamientos de Castilla y León, tanto grandes como pequeños, se han adaptado a los reales decretos del estado de alarma por el Covid-19, pero algunos de ellos han ido más allá y han implementado medidas propias. La atención social a colectivos más vulnerables se une a la suspensión del pago de aparcamiento en la ‘zona azul’ del centro de las ciudades, la limitación espacial en el paseo de mascotas o un mínimo en el gasto al salir para hacer la compra.

El abanico es variado. La oferta cultural, de ocio y entretenimiento también se cuela a través de las web oficiales de los consistorios. Lo presencial deja paso a lo virtual para respetar la obligación de confinamiento. El transporte urbano ha ajustado sus servicios a una movilidad más reducida y excepcional. El impacto de la crisis sanitaria en el empleo se tiene en cuenta con medidas como el aplazamiento de pagos tributarios, ayudas a familias, autónomos, empresas y personas más vulnerables.

En general, los ayuntamientos, a través de los policías locales, refuerzan la vigilancia para que se cumpla con el confinamiento y no se incumpla con los recogido en el estado de alarma decretado por el Gobierno para reducir los contagios de coronavirus.

Uno de los ayuntamientos con más medidas propias es el de Burgos. Fue de los primeros en limitar el paseo de las mascotas a 250 metros a la redonda del domicilio en el caso de no contar con una zona verde en las inmediaciones. Tras la aclaración de la Secretaria de Estado de Seguridad, confirmada por la Delegación del Gobierno, el consistorio ha corregido la palabra “imponer” por “recomendar”, a la vez que reconoce el efecto positivo de la medida, que durante los primeros días siguientes a su entrada en vigor (26 y 27 de marzo) se registraron un total de 25 denuncias a partir de esa fecha no se han registrado ninguna identificación.

También “medidas restrictivas y sancionadoras” en la ciudad burgalesa para aquellas personas que “reinciden” en el “comportamiento irregular” sobre las normas en vigor del estado de alarma, según explicó el alcalde, Daniel de la Rosa. Aunque reconoció que se trata de “tres o cuatro ocasiones identificadas”, desde el martes se procede a su detención porque “a pesar de que la incidencia de este comportamiento es prácticamente nula, esos tres o cuatro casos en la capital si se dan”.

Asimismo, el Ayuntamiento de Burgos adoptará medidas “extraordinarias” y “urgentes” en materia económica, fiscal y social, con una partida presupuestaria inicial de cuatro millones de euros, dirigidas a las empresas, autónomos, familias y personas en situación de vulnerabilidad como consecuencia de la incidencia de la crisis del Covid-19 en la ciudad de Burgos. Un plan acordado por PSOE y Ciudadanos que se ha trasladado a la Mesa del Diálogo Social.

Igualmente, el Ayuntamiento de la capital establece un servicio de farmacia a domicilio en colaboración con el Colegio de Farmacéuticos de Burgos. Cuenta con la colaboración de Protección Civil y está destinado a atender las necesidades farmacológicas de población en situación de vulnerabilidad.

 

Educando mascotas

El Ayuntamiento de Ávila y la empresa Educan han puesto en marcha un taller online, de carácter gratuito, que busca ayudar a los dueños de perros a pasar el confinamiento decretado con el estado de alarma por el coronavirus educando a sus animales. La iniciativa, en el marco del programa ‘#ÁvilaSeQuedaEnCasa’, propone diversos ejercicios para cansar mentalmente al perro, a la vez que divertirse con él, y eliminar el posible estrés y mejorar algunas capacidades emocionales.

Otra medida del consistorio abulense, en colaboración con la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, es un servicio de recogida de teléfonos móviles de segunda mano para facilitar la comunicación de los pacientes ingresados o en situación de aislamiento con sus familiares y allegados.

El paseo de mascotas motivo un bando municipal en la localidad de La Bañeza, mientras que en León y Ponferrada, las medidas se ciñen a lo que recoge el estado de alarma. La Bañeza, desde el pasado 26 de marzo, limita la distancia máxima del paseo de un perro en el municipio a 500 metros desde el lugar de residencia del dueño, que deberá aportar la documentación que acredite la identidad del animal y su lugar de residencia.

En el bando municipal, también se determina que los horarios para pasear al perro se reducen a tres franjas de dos horas: de siete a nueve de la mañana, de dos a cuatro de la tarde y de nueve a once de la noche. Los canes no podrán tener contacto con otros animales ni personas y el paseador deberá portar una botella de agua con detergente para limpiar la orina y una bolsa para recoger las heces y las sanciones que podrá acarrear el incumplimiento de estas indicaciones podrán oscilar entre los 100 y los 30.000 euros.

 

Paseos cortos

El Ayuntamiento de Zamora es otro con restricciones en la salida de dueños de mascotas. El Consistorio recomienda no alargar innecesariamente los paseos, que “serán cortos, del tiempo necesario para cubrir las necesidades fisiológicas del perro” y, en ningún caso, a más de 200 metros del domicilio, además de guardar la distancia de seguridad con otras personas y de no permitir que el can tenga contacto con sus congéneres. Por otra parte, la Policía Municipal y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrán pedirá al dueño su identificación y la del perro.

En la provincia de Salamanca, el Ayuntamiento de Tamames ha impuesto la obligación de que la compra de alimentos y elementos de primera necesidad tiene que ser mayor de 30 euros para poder salir de casa, y obliga a las personas de fuera del municipio a que se sometan a una cuarentena de, al menos, 15 días. Además, otras localidades como Zarza de la Pumareda o Garcihernández, entre muchas otras, han establecido el servicio de compra a domicilio para tratar de evitar que las personas mayores, como población de riesgo, salgan de sus viviendas.

Tampoco sin medidas adicionales a las obligatorias, el Ayuntamiento de Soria prevé repartir carteles en farmacias y comercios para informar de los canales de comunicación con la institución y difundir el teléfono de ayuda 010 para los mayores y personas vulnerables. Hace unos días aprobó distribuir alimentos semanalmente a aquellas personas que tienen una beca comedor y se ha ofrecido como medio para canalizar todas las iniciativas solidarias que surgen para ayudar a mitigar la crisis sanitaria.

Bajo el lema ‘Valladolid se queda en casa, pero la creatividad no descansa’, la web oficial del consistorio ofrece una batería de propuestas, desde concursos, cultura, fotografía y actividades para toda la familia. En Segovia, se ha puesto en marcha el servicio de compra de alimentos y medicamentos o el de entrega de comida a domicilio para evitar que, sobre todo, la gente mayor y los que viven solos tengan que salir de casa.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest