Conecta con nosotros

Los habitantes del oeste de la Comunidad y de la Ribera del Duero, entre los que menos enfermedades respiratorias padecen

Castilla y León lidera la tasa de muertes por cáncer de estómago, principalmente en las provincias de Burgos y Palencia

Publicado

el

 

Los habitantes del oeste de la Comunidad, a excepción del Bierzo, y aquellos que residen en el corredor de la Ribera del Duero, figuran entre los que menos enfermedades respiratorias padecen de todo el territorio nacional, con lo que se concluye que son también de los que mejor aire respiran. El mapa contrasta frente a los que viven en áreas tradicionalmente mineras, como la comarca berciana, donde los indicadores la sitúan entre los más preocupantes del escenario nacional.

Así lo establece el atlas Andees, el más avanzado hasta el momento en su ámbito, que pretende ser una herramienta imprescindible para el estudio de la mortalidad en España durante el periodo 1989-2014 y que ha sido elaborado por el grupo de investigación ‘Bayesians’, de la Fundación Fisabio. El documento, consultado por Ical, pone particular énfasis en la distribución espacial y espacio-temporal de la mortalidad a nivel nacional, con un nivel de desagregación geográfica municipal y estudiando por separado 102 causas de muerte.

Así, en lo que se refiere a enfermedades de tipo respiratorio, Castilla y León es por lo general un buen lugar para vivir, pues todas las provincias se encuentran por debajo de la media, principalmente en el oeste y en la Ribera del Duero, entre Soria y Valladolid.

El coordinador del Atlas, Miguel Ángel Martínez Beneito, explicó a Ical que los resultados se basan principalmente en un indicador de riesgo que estima la relación entre el número de muertes observadas por una causa de defunción y los fallecimientos que se esperarían según sus habitantes y las edades de los mismos. Así, la posibilidad de fallecer por motivos respiratorios es mucho mayor en pueblos mineros como Torre del Bierzo, con un 152 por ciento más de posibilidades, Folgoso de la Ribera, dos veces más que el promedio, Bembibre, un 122, Toreno, un 115, o Fabero, un 117.

Martínez Beneito destaca que la labor de su equipo “ha sido poder sacar partido a los datos cuando éstos están desagregados de una forma tan fina como es el municipio, que sobre todo en Castilla y León es relevante, dado que es una Comunidad donde hay muchos muy pequeños y si se muere una persona de más o de menos por una enfermedad determinada eso puede hacer que el riesgo sea muy disparatado”.

Por ello, prosigue, no se estiman los riesgos de forma diferente en cada municipio, sino teniendo en cuenta las amenazas de los pueblos colindantes para hacer un promedio. “Conseguimos una malla de riesgos casi por comarcas y a partir de esto se obtienen mapas más o menos sensatos en territorios pequeños”, destaca este profesor de Estadística de la Universidad de Valencia.

 

Cáncer de estómago

Entre los puntos negros del estudio se encuentra un tipo de cáncer, el de estómago, con una alta incidencia en todas las capitales y grandes ciudades y sus alfoces, pero con especial énfasis, principalmente, en las provincias de Burgos, Palencia, Soria, norte de Zamora y León. Tal es el caso que en municipios como Burgos se contabiliza un 105 por ciento más de riesgo que el promedio de España en esta enfermedad. También Palencia, con un 64 por ciento mayor. Lerma, Briviesca, Belorado o Miranda de Ebro, además de Medina del Campo y El Burgo de Osma reflejan también cifras muy altas. En todos estos casos se observan, municipio a municipio, datos que superan el 50 por ciento de posibilidad mayor de fallecer por esta causa que en el promedio nacional.

También negativos son los resultados que arroja, por ejemplo, el cáncer de recto, con un 58 por ciento más de posibilidades en Burgos capital, un 31 en León y un 401 en Palencia. En cuanto al cáncer de riñón, Burgos (34 por ciento más) y León (28) destacan por encima del resto.

Por el contrario, Castilla y León destaca por encontrarse en tasas paralelas al promedio nacional en cáncer de mama. Ningún municipio resalta por estar muy por encima de la misma. Al contrario, localidades zamoranas de Aliste y Sanabria presentan datos óptimos, por debajo de la media, entre los que son necesarios subrayar Trabazos (35 por ciento menos) o Puebla de Sanabria (32), entre otros, así como el oeste de la comarca del Bierzo, localidades que lindan con Galicia, como Trabadelo (33 por ciento menos), Villafranca (28), Vega de Valcarce o Balboa (33 por ciento ambas), entre otras.

También destaca la Comunidad en los datos positivos de cáncer de traquea, bronquios y pulmón, principalmente en las comarcas de la Raya con Portugal y el sur de Salamanca y Ávila, con datos que alcanzan el 66 por ciento menos de riesgo que la media nacional, y en las provincias de Burgos y Soria, y parte de Segovia y Valladolid, donde se observan guarismos de un 50 por ciento de posibilidades menos de contraerlo.

En cáncer de vejiga, de nuevo el oeste de la Comunidad figura con colores verdosos, que representan el menor riesgo, además de la Ribera del Duero soriana. En el lado contrario destacan las ciudades de Burgos y Miranda de Ebro, con un 26 y 27 por ciento más de riesgo que la media.

 

Cirrosis y otras enfermedades del hígado

El atlas también responde a un bajo riesgo en León, Zamora, Salamanca y Soria, además de comarcas concretas de Ávila, Segovia y Valladolid, para enfermedades como la cirrosis y otras vinculadas al hígado. Destacan las sorianas de Berlanga de Duero y Almazán, ambas con un 53 por ciento menos de posibilidades de contraerlas, así como Villalpando (Zamora), con un 57 por ciento, Laguna de Duero, Tordesillas, Villalón de Campos y Mayorga, con entre 50 y 56 por ciento menos. También el Páramo leonés y en el entorno de la capital provincial.

Castilla y León destaca, por lo general, por los buenos resultados para no padecer hepatitis vírica. Las mejores cifras se presentan en los arribes salmantinos, así como en Campos de Azaba y Ciudad Rodrigo, donde existe un 66 por ciento de riesgo menor de enfermar que en España.

 

Infartos y neumonías

La Comunidad se sitúa en la media nacional en la posibilidad de sufrir infartos de miocardio, en base a los datos del Atlas sobre los resultados de mortandad de los 25 años de estudio, si bien destacan territorios puntuales de León y Burgos con datos cercanos al 50 por ciento de menor riesgo, frente a municipios como El Royo, Ágreda y Arcos de Jalón, en Soria, que van desde el 116 al 64 por ciento de mayores posibilidades de fallecer por este motivo; Becerril de Campos (Palencia) y Oña (Burgos), con un 48 por ciento más, y Guijuelo (Salamanca), con un 36, también están por encima de la media.

En los mismos términos, es más posible fallecer por insuficiencia cardíaca y respiratoria en Miranda de Azán (Salamanca), hasta casi siete veces más que en España, y en Cevico de la Torre (Palencia), con un 114 por ciento más. Si el fallecimiento es por insuficiencia respiratoria, en los 25 años de estudio se ha registrado una tasa alta en Villamuriel de Cerrato, Venta de Baños y Palencia capital, con el doble de riesgo que en España en esta zona industrial.

 

Otras enfermedades

Fallecer por neumonía en Castilla y León es menos probable que en España, sobre todo si se vive en el oeste de las provincias de Salamanca y Zamora, además de en puntos de Ávila. Por el contrario, los habitantes de Aranda de Duero y El Royo (Soria), según los datos estadísticos, cuentan con un 27 y 89 por ciento más de posibilidades que la media nacional.

Menos riesgo existe de padecer diabetes en La Maragatería y La Cabrera, en León, con un 44 por ciento por debajo de la media nacional, mientras que los mayores están en Cabezón de Pisuerga, con un 78 por ciento sobre la media, Valdestillas, con 52, así como La Fregeneda, en Salamanca, con un cien por cien más.

Tardajos (258 por ciento más) y Rabé de las Calzadas (215), ambas en Burgos, Laguna de Duero (192) y Valdestillas (94), además de Palazuelos de Eresma (96), en Segovia, son las que cuentan con los indicadores más altos de alzheimer. Además, llama la atención que en los arribes del Duero, en Zamora y Salamanca, presentan bajo riesgo, entre los que destaca Aldeadávila de la Ribera, con un 72 por ciento menos de posibilidades que la media española. En esta comarca, precisamente, también destaca que hay riesgo bajo de padecer cáncer de hígado o de laringe.

 

Accidentes de tráfico

Por último, entre las causas por mortandad en la Comunidad se encuentran los accidentes de tráfico, que se producen en los entornos más poblados, además de en el corredor de la A-1, entre Burgos y Miranda de Ebro, en el norte de la provincia de Valladolid y principalmente en la provincia de León casi al completo, donde los casos más llamativos son los de Villademor de la Vega (126 por ciento), Mansilla de las Mulas y Vallecillo (un 120 por ciento más que el promedio nacional) y Santas Martas (97 por ciento).

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest