Conecta con nosotros

El Gobierno mantiene el plazo de diez años para el desmantelamiento de la central de Garoña (Burgos)

La Subdelegación del Gobierno acoge la reunión anual del Plan de Emergencia Exterior a la planta atómica

Publicado

el

Ricardo Ordóñez / ICAL CENTRAL NUCLEAR DE SANTA MARÍA DE GAROÑA

 

El Gobierno mantiene el plazo de diez años para el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). Así lo aseguró hoy el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro Luis de la Fuente, antes de la celebración de la reunión del Plan de Emergencia Exterior a la planta atómica.

“Estamos en una primera fase de tres años, entre el 2021 y el 2024 que sería la del vaciado de la piscina y el desmantelamiento de las turbinas y la preparación de la documentación para la segunda fase qué es la más complicada, la más la más extensa en el tiempo que sería desde el 2024. Siete años más hasta 2030, que ya sería el desmantelamiento del reactor, y ahí es donde estamos ya con la desclasificación, con la descontaminación y la recuperación del entorno. Así que a partir de ahora hay que pensar en diez años al menos”, declaró.

El subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro L. de la Fuente, presidió hoy la reunión anual del órgano de dirección y del órgano ejecutivo del Plan de emergencia nuclear exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña (PENBU).

A la reunión asistieron, entre otros, el subdelegado del Gobierno en Álava, José de la Fuente; el subdirector general de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio de Interior, Francisco J. Ruiz Boada; el representante del Gobierno de La Rioja, Manuel Ángel Martínez; un representante de la central nuclear y los jefes de los Grupos Operativos (Logístico, Seguridad Ciudadana, Radiológico, Sanitario, y Coordinación y Asistencia Técnica).

En este sentido, el subdirector general de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, Francisco Ruiz Boada, reconoció ser “un placer volver a Burgos” porque “el riesgo nuclear es un riesgo básico que está dirigido en el primer momento por la Administración General del Estado” y agregó que en la Dirección de Protección Civil es “uno de los aspectos más importantes y donde más relevancia le damos”.

“Por ello, cada vez que hay una reunión de este tipo en las centrales nucleares o en sus entornos procuraremos estar para dar las líneas directrices de lo que es la planificación la prevención y la operatividad”, aclaró. Así, relató que se está “inmersos en una tarea inmensa que es la modificación del actual Plan Básico de emergencia nuclear”. “Vamos adaptando lo que va a ser un futuro plan que vamos a intentar que sea más operativo y que sea más cercano a la realidad”, dijo.

“El Plan de Emergencia actual es un plan que por ejemplo no estaba integrada la unidad militar emergencia ni las experiencias del accidente de Fukushima”, precisó. Por ello, se trata, indicó, “de hacer un acercamiento a la realidad” si bien “eso no quiere decir que el plan esté en absoluto desfasado sino que se van a actualizar las medidas”. “La UME ahora está incluida en el Plan”, afirmó.

Durante el encuentro, se trató principalmente la implantación de los planes de emergencia, haciendo un balance de las actividades de formación y capacitación de actuantes durante el pasado año. En total, indicaron que tuvieron lugar diez jornadas formativas organizadas por la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno en Burgos, en las que participaron 138 personas.

Del mismo modo, se desarrollaron dos ejercicios operativos de activación, tanto de controles de acceso en las puertas de la central de Santa María de Garoña (en las puertas 1, 3 y 11), como en la Estación de Clasificación y Descontaminación (ECD) de Briviesca, así como un simulacro del Plan de Emergencia Interior. En estos ejercicios y simulacro participaron un total de 81 personas.

Además, informaron de que tras la convocatoria de subvenciones destinadas a entidades locales adscritas a los Planes de Emergencia Nuclear de diciembre de 2018, tres municipios afectados por el PENBU fueron beneficiados por las mismas. Se trata de las localidades de Merindad de Cuesta-Urria (60.000 euros), Pancorbo (60.000 euros) y Valle de Tobalina (60.000 euros). En la actualidad, está pendiente de resolución la asignación de subvenciones convocadas por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias el pasado 30 de julio.

 

Situación de la central nuclear de Garoña

Parada desde el 16 de diciembre de 2012 con todo el combustible en la piscina de almacenamiento, la central nuclear de Santa María de Garoña se encuentra en cese explotación desde el 6 de julio de 2013 declarado por el Ministerio de Industria. Tras denegarse la autorización de renovación de la explotación en 2017, el Consejo de Administración de Nuclenor acordó asumir esa situación y desde ese momento las actividades principales de la central nuclear se centran en la preparación del desmantelamiento y transferencia de la titularidad a la empresa pública Enresa.

Actualmente Enresa, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, está en proceso de preparación de la documentación necesaria para la solicitud de la autorización de desmantelamiento y la transferencia de titularidad de la central de Nuclenor a Enresa. Está prevista la presentación de esta documentación durante el segundo trimestre de 2020.

Lo + visto

Pin It on Pinterest