Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
Casado prevé que los casos de COVID para las próximas semanas sean con enfermedad leve o “muy poco” sintomática por la vacunación – HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

Casado prevé que los casos de COVID para las próximas semanas sean con enfermedad leve o “muy poco” sintomática por la vacunación

La consejera reconoce que el leve incremento de la incidencia era “de esperar” tras el fin del estado de alarma por que ha habido “mucha” movilidad y “mucho” contacto social

Publicado

el

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, subrayó hoy en Valladolid que la previsión es que los nuevos casos de COVID en Castilla y León sean con enfermedad leve o “muy poco” sintomática y, a diferencia de lo que ocurrió en otras olas de la pandemia, haya “poca” patología moderada y grave. Una situación que, a su juicio, viene marcada por el ritmo de la vacunación contra el coronavirus.

En la rueda de prensa convocada para informar de la actualidad epidemiológica, Casado reconoció que aún es pronto para conocer el impacto del levantamiento de las restricciones con el fin del estado de alarma de hace 14 días. “Necesitamos un poco más de tiempo para ver ese impacto por que, tal y como hemos dicho en otras ocasiones, a los 15 días, se ve lo que pasa con la incidencia y diez días después se veía el comportamiento de los ingresos y finalmente qué pasaba con las UCIs y los fallecimientos”, señaló.

En todo caso, la consejera se mostró optimista al precisar que, de momento, no se aprecian “grandes movimientos”, gracias al buen ritmo de vacunación contra el COVID. Eso sí, reconoció que hay un “pequeño” estancamiento con una “especie de valle” mantenido en el tiempo, pese a una ligera subida de la incidencia acumulada a 14 días en la última semana. No en vano, Castilla y León arroja una tasa de incidencia semanal de 67,1 casos por cada 100.000 habitantes, que es superior a la semana anterior. “Son datos que nos deben mantener en alerta pero no se detectan avances significativos. Hay un pequeño cambio de tendencia pero esperamos que se estabilice y no siga creciendo”, insistió.

Verónica Casado consideró, según declaraciones recogidas por la Agencia Ical, que esa situación era “de esperar” ya que en las últimas semanas, tras el fin del estado de alarma, ha habido “mucha” movilidad y “mucho” contacto social, “probablemente más del que era recomendable”. Eso sí, dejó claro que, en ningún caso, se ha disparado la incidencia acumulada, tal y como sucedió después de las Navidades, cuando se multiplicó por doce.

Además, señaló que “vamos bien” en cuestión de letalidad, ingresos en planta y el “muy buen” funcionamiento del plan de vacunación pero sin lanzar las campanas al vuelo al aseverar que aún no se está en una situación de nueva normalidad. Y es que reiteró que la Comunidad todavía tiene riesgo de contagio, con tasas medias y aún hay 111 personas en las unidades de críticos de los hospitales, donde el tiempo de estancia es muy largo. En la actualidad, el 29 por ciento de los pacientes en las UCIs tiene menos de 60 años, una porcentaje inferior al de anteriores semanas.

 

Alta incidencia en Aranda y Medina del Campo

Preguntada por los municipios que más preocupan por la alta incidencia, la consejera de Sanidad manifestó que hay una “gran variabilidad”, aunque citó los ejemplos de Aranda de Duero (Burgos), con 328 casos y Medina del Campo (Valladolid), con 357. Las medidas que se adoptarán en estos lugares, precisó, vendrán marcadas por lo establecido en el semáforo elaborado por la Junta de Castilla y León. En el lado contrario, se encuentran Zamora, con 55, y Soria, con 32. Además, lanzó el mensaje a la ciudadanía y los alcaldes de las localidades para que mantengan medidas de protección porque interesa seguir a la baja y mantenerse.

Fue entonces cuando recordó la necesidad de ser “precavidos” y continuar con las medidas de prevención y protección hasta que la campaña de vacunación avance y se logre la inmunidad deseada para que las cadenas de transmisión del virus sean lo más bajas posible. De ahí la incidencia en las “tres m” como el metro y medio de distancia, el lavado de manos y el uso de la mascarilla, además de máxima ventilación en los interiores y el mínimo contacto social, sin olvidar que hay que quedarse en casa ante el mínimo síntoma o ser contacto estrecho o cuando se está a la espera del resultado de una prueba diagnóstica.

Lo + visto