Conecta con nosotros

Castilla y León pierde casi 18.000 autónomos la última década, la mayor sangría entre las autonomías por la despoblación

El presidente de la ATA de Castilla y León advierte de que la despoblación “ha dejado de ser un problema social para ser también económico”

Publicado

el

 

La autonomía castellana y leonesa perdió 17.914 trabajadores por cuenta propia en la última década, entre noviembre de 2019 y el mismo mes de 2009, al pasar de 211.111 autónomos a 193.197, cuando el conjunto nacional registró en ese periodo 104.851 nuevas altas. La Comunidad vio reducir su colectivo de autonómicos un 8,5 por ciento, en términos relativos. El descenso en casi 18.000 autónomos sitúa a Castilla y León como la comunidad que más trabajadores por cuenta propia perdió en estos diez años de toda España, según un informe realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA.

El presidente de la ATA de Castilla y León, Domiciano Curiel, destacó que las cifras evidencian que las comunidades que más sufren la despoblación son las que más autónomos pierden. “No sabemos si es causa o consecuencia, lo que es evidente es que Castilla no se puede permitir perder tantos autónomos. Ellos vertebran el territorio y le dan sentido al medio rural”, advirtió.

Domiciano Curiel expuso que las conclusiones del informe están muy claras: “La Comunidad muestra una debilidad estructural en el tejido de autónomos”. Asimismo, explicó que la despoblación “ha dejado de ser un problema social para ser también económico”.

“No hay relevo generacional, nuestros autónomos son cada vez más mayores; la agricultura la construcción y el comercio están en caída libre; y el comercio está pasando por una de sus peores crisis sobre todo en las poblaciones medianas y pequeñas y la administración mira hacia otro lado”, ilustró. Curiel concluyó apelando a la urgencia de un pacto nacional por la despoblación y por una mayor apuesta por el emprendimiento y consolidación de las pequeñas empresas en Castilla y León.

El estudio de ATA revela que todas las provincias de la Comunidad perdieron autónomos siendo, León vio desaparecer 4.198; Valladolid se quedó sin 2.624 y Burgos redujo el colectivo en 2.594. Asimimso, Palencia perdió 2.000 autónomos seguida de Zamora, con 1.745 autónomos menos; y Salamanca, que constató un descenso en 1.744. Además, Ávila perdió 1.256; Segovia, 911, y en último lugar Soria, 842 autónomos.

Castilla y eón perdió 17.816 autónomos varones, pasando de 147.088 a 129.272. Es decir, el 99,4 por ciento de los autónomos que desaparecieron en Castilla y León en los últimos 10 años son hombres. En el caso de las trabajadoras por cuenta propia también disminuyeron en 98, aunque es poco significativo en comparación con los varones. En la actualidad la Comunidad cuenta con 63.925 mujeres autónomas.

El informe de ATA también estudia la trayectoria del número de autónomos por ramas de actividad. La construcción perdió 7.367 autónomos); la agricultura, 6.346; el comercio, 3.361; la industria; 2.412; la hostelería, 2.330, y el transporte (1.240 autónomos). Las actividades que tiraron del autoempleo con un incremento importante en las altas fueron las actividades profesionales, científicas y técnicas, que sumaron 2.519; las actividades sanitarias, con 1.364 más, y la educación, que sumó 1.181.

 

Edad

El informe de ATA también estudia cómo evolucionó en la década la edad de los trabajadores autónomos en Castilla y León. La organización comentó que “resulta preocupante” que sólo aumentaron las altas en el tramo de edad de más de 55 años con 13.413 y de 16 a 19 con ocho autónomos. Además, el once por ciento de los autónomos que se perdieron en Castilla y León en esta década tenían edades comprendidas entre los 25 y los 39 años, cifra que asciende a 20.787. El siguiente intervalo que más perdió es el de 40 a 54 años, con menos 9.763 autónomos; seguido del de 20 a 24, que vio desaparcer 1.483 trabajadores por cuenta.

“Estos datos no auguran nada bueno”, aseguró el Presidente de ATA Castilla y León, Domiciano Curiel, que explicó que “no se garantiza el relevo generacional y en los próximos 10 años el 80 por ciento de los autónomos de la región alcanzarán la edad de jubilación y previsiblemente, cerrarán sus negocios”.

En cuanto a la forma jurídica de los trabajadores por cuenta propia en Castilla y León, durante la década aumentaron en 5.722 los societarios y descendieron en 24.334 las personas físicas. Un colectivo que perdió muchas afiliaciones fue el de los autónomos sin asalariados, 23.423, que experimentaron un descenso mucho mayor que el de los empleadores, con 911 autónomos menos.

Lo + visto

Pin It on Pinterest