Connect with us

Cien procedimientos sancionadores por incendio forestal en Zamora en los últimos tres años

El incendio de Lober de Aliste generó unos gastos de 336.000 euros que han sido reclamados a los causantes

Publicado

el

La Junta de Castilla y León ha iniciado cerca de 100 procedimientos sancionadores por incendio forestal en Zamora en los últimos tres años y medio. Las reclamaciones a sus causantes por los gastos generados supera el millón de euros, cuantía que no incluye las sanciones en todos aquellos intencionados o por tratarse de negligencias al no haber adoptado las medidas preventivas, especialmente imprescindibles durante la época estival de peligro alto.

Según indicó la Delegación Territorial de la Junta, cabe la posibilidad de proceder a la reclamación extracontractual de esos gastos de extinción incluso en los incendios forestales por causa puramente accidental. Además, recordó la tipificación como delito penal de los incendios forestales, cuya responsabilidad también se dirime ante instancias judiciales de forma paralela a los expedientes administrativos.

Como ejemplo, explicó que un operativo tipo compuesto por dos agentes medioambientales, dos helicópteros, dos cuadrillas helitransportadas, dos autobombas y dos cuadrillas terrestres supondría un coste superior a los 6.000 euros por hora de intervención, cantidad que deberá afrontar el responsable del fuego.

Por otro lado, señaló que el último gran incendio de la provincia el pasado año en Lober de Aliste generó unos gastos de 336.000 euros, que han sido reclamados a los causantes, y que 486.000 euros fueron percibidos por otro gran incendio acaecido en Sanabria hace unos años causado por unas instalaciones eléctricas.

La Junta indicó que en torno al 95 por ciento de los incendios proceden de causas humanas, siendo desgraciadamente su intencionalidad bastante elevada en las provincias del oeste de la Comunidad. Por ello, recordó a la población la necesidad de avisar rápidamente de la existencia de incendios forestales a través del 1-1-2, aportando la máxima cantidad de información posible a los medios de extinción para lograr que los incendios no pasen de pequeños conatos.

Gracias a la intervención de los medios desplegados, en Zamora el 90 por ciento de los incendios no superan las cinco hectáreas de superficie, mientras que en torno al 75 por ciento se quedan en simples conatos inferiores a la hectárea, datos que dicen mucho de la eficiencia del operativo autonómico.

Además, reconoció el trabajo de estos más de 500 profesionales que en Zamora participan en el operativo autonómico de incendios forestales con un elevado grado de implicación en la salvaguarda de la integridad de las personas, sus bienes, las infraestructuras y el monte, por este orden, siendo la coordinación institucional con otras administraciones con competencias en las zonas no forestales, como la Diputación y ayuntamientos, esencial para culminar con éxito esta compleja tarea.

La Junta recordó que en verano no está permitida la utilización de maquinaria o equipos en el monte, ni en aquellos terrenos rústicos situados en una franja de 400 metros alrededor del mismo, cuyo funcionamiento genere o pueda generar fuego o chispas (sopletes, soldadores, radiales, cohetes, desbrozadoras acopladas a tractores, motodesbrozadoras con cabezal de disco), maquinaria que siempre requeriría autorización para su uso en verano.

En las labores agrícolas, no se deben utilizar cosechadoras o empacadoras cuando la temperatura sea superior a 30 grados y la velocidad del viento superior a 30 kilómetros por hora y en todo caso se debe tener a mano siempre los medios de extinción obligatorios (dos mochilas con agua y dos batefuegos), debiendo extremar la vigilancia. Nunca se debe encender fuego ni utilizar hornillos o barbacoas fuera de las zonas autorizadas y siempre debemos recoger nuestra basura y no aparcar o acampar en el monte salvo en sitios habilitados.

Por todo ello, la Junta recordó a la ciudadanía que “no se debe bajar la guardia y que siempre es importante extremar las precauciones”, pero más ahora en época estival en todos los trabajos y tareas que se realicen en el monte o próximas a ellos y en todas las actividades de uso público y disfrute de la naturaleza. De todo ello pueden informarse a través de los Servicios Territoriales de Medio Ambiente o del personal de Guardería Medioambiental.

“Los incendios forestales son un gran problema ambiental y de seguridad para la ciudadanía. La Junta de Castilla y León seguirá tomando todas las medidas necesarias y exigiendo responsabilidades a los causantes para tratar de evitar el mayor número posible de incendios. Zamora es una zona especialmente castigada y es por ello que pido a la población responsabilidad y una especial precaución durante los meses de verano”, dijo la delegada territorial, Clara San Damián.

Lo + visto