Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
Condenado un cirujano plástico de Valladolid y a su aseguradora por una intervención "defectuosa" - HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

Condenado un cirujano plástico de Valladolid y a su aseguradora por una intervención “defectuosa”

Deberán indemnizar con 31.600 euros al paciente, intervenido en septiembre de 2017 en el Hospital Campo Grande

Publicado

el

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Valladolid condena a un cirujano plástico de Valladolid y a su aseguradora WR BERKLEY EUROPE a indemnizar con 31.600 euros a un paciente como consecuencia de una “defectuosa” intervención de blefaroplastia, según informaron hoy en un comunicado fuentes de la asociación El Defensor del Paciente.

El paciente, que tenía 68 años, fue intervenido en septiembre de 2017 en el Hospital Campo Grande de Valladolid por el doctor E.N.O., especialista en Cirugía Plástica, realizándose blefaroplastia superior e inferior, al presentar párpados caídos y bolsas prominentes.

En consultas posteriores, el paciente presentó ectropión motivado por la retracción del párpado inferior. Además, persistían las bolsas bajo los ojos, que no se habían eliminado con la blefaroplastia anterior. Motivo por el que, en septiembre de 2018, el doctor E.N.O. realizó una segunda cirugía de cantoplastia para intentar corregir este “defecto”.

Tras esta segunda cirugía, la situación del paciente fue la siguiente, según El Defensor del Paciente, “retracción palpebral con exposición de la conjuntiva (el “blanco” del ojo), ectropión, mirada caída y triste, malposición del canto externo del ojo, hundimiento periorbitario y ojos prominentes”. Es decir, aseguró que la estética facial del paciente no sólo no había mejorado tras la cirugía de blefaroplastia (y el retoque posterior), sino que actualmente persisten bolsas en párpados, una mirada caída y triste y, además, no puede cerrar totalmente el ojo izquierdo, lo que le dificulta el sueño y le provoca un lagrimeo constante por la sequedad del ojo siempre abierto.

El caso del paciente era “especialmente complejo”, según la asociación, debido a la laxitud de los tejidos y fisionomía facial, unas características que incrementaban notablemente el riesgo de que la cirugía propuesta no obtuviera el resultado buscado.

Reprocha la sentencia que no se informara adecuadamente al paciente de la complejidad de su caso, directamente relacionada con las posibilidades de éxito de la cirugía realizada; la cual, siendo de carácter voluntario y en absoluto necesaria, bien podía haberla rechazado el paciente de haber conocido el elevado riesgo de fracaso de la misma.

Además, valora tanto el perjuicio estético como funcional que, tras la cirugía, presenta el paciente. Por ello, al no haber informado el médico al paciente de ese elevado riesgo de fracaso y no obtención del resultado, se condena al pago de los daños derivados de tal intervención de cirugía estética.

La sentencia condena al médico y a su aseguradora al pago de 28.900 euros más los intereses legales que, sumados a la anterior cantidad, hacen un total de 31.600 euros.

La presidenta de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, Carmen Flores, recordó a todos los usuarios de este tipo de servicios médicos la importancia de conocer previamente todos los posibles riesgos y complicaciones de este tipo de cirugías, de carácter voluntario, y que pueden llevar a una situación catastrófica. “Últimamente estamos asistiendo a verdaderas tragedias de pacientes que se someten a una intervención quirúrgica para mejorar su aspecto, y terminan en una UCI e incluso perdiendo de vida. O bien que obtienen unos resultados que en nada se acercan a lo que buscaban o deseaban. Por eso, es importantísimos saber en manos de quién nos ponemos, y muy especialmente, los riesgos de la intervención quirúrgica”, concluyó.

Lo + visto