Connect with us

Detienen a un expoliador profesional cuando se llevaba el material arqueológico en el yacimiento ‘Alto de la Dehesa’ de Baraona (Soria)

Esta persona, en libertad, guardaba en una finca de su propiedad un millar de piezas metálicas de interés arqueológico y 2 claves de bóveda del siglo XVI

Publicado

el

Agentes de la Guardia Civil de Soria detuvieron a un expoliador profesional con residencia en la provincia de Soria que se dedicó a despojar el yacimiento arqueológico del ‘Alto de la Dehesa’ en la localidad de Baraona. La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones y el teniente coronel de la Guardia Civil de Soria, Sergio Peñarroya, dieron cuenta de esta actuación, denominada ‘Varona’, y que se saldó con la detección de esta persona y el registro de una finca en Barcebalejo, donde guardaba las piezas arqueológicas que no podía vender en anticuarios.

Esta persona, ahora en libertad, habría destruido el yacimiento, ya que al extraer los materiales sin criterio alguno provoca que después sea imposible datarlo y contextualizarlo, provocando un “dato enorme al patrimonio arqueológico”. Además, de este yacimiento a la Guardia Civil le consta que ha expoliado otros sitios de interés de época celtibérica, romana y medieval.

En el momento de la detención, este hombre se encontraba realizando hoyos y excavaciones ilegales sobre el terreno, provisto de un detector de metales, una azada y diferente material para realizar excavaciones. Además de la intervención del detector de metales y de las herramientas que portaba, en el registro que se le realizó en ese momento se le pudieron encontrar hasta 15 piezas metálicas de interés arqueológico.

 

Concha Ortega / ICAL . La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, presenta una operación contra el patrimonio desarrollada por la Guardia Civil de Soria.

 

La persona detenida que responde a las iniciales R.G.L., se trata de un varón de 48 años edad y que cuenta con numerosos antecedentes penales por delitos contra el Patrimonio Histórico, habiéndose detenido también por miembros del Seprona este mes de septiembre, por el intento de expolio en el yacimiento arqueológico de Los Villares en la localidad de Santervás del Burgo (Soria)

Como consecuencia de la detención de esta persona, se realizó un registro en una finca propiedad de su familia en el que se le intervinieron más de un millar de piezas metálicas de interés arqueológico entre las que destacaban, 50 monedas antiguas, cinco piezas de cerámica, 16 plomos o pesas antiguas de piedra, así como varias puntas de flecha, de lanzas y de cuchillos. Además, en el registro se localizaron también dos claves de bóveda que podrían ser del siglo XVI y que podrían haber pertenecido al techo de alguna iglesia o ermita.

Las investigaciones llevadas a cabo por el Seprona se realizaban desde hace meses, al haberse localizado en el citado lugar hoyos y prospecciones ilegales, motivo por el cual se procedió a intensificar la vigilancia de la zona con el apoyo de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente. Gracias a esta investigaciones se puso al descubierto que la persona detenida podría haber estado durante años expoliando yacimientos arqueológicos.

“Con esta operación se ha permitido recuperar numerosas piezas de diversa índole, que abarcan diferentes épocas como la celtibera, romana y la medieval y que presuntamente habrían sido expoliadas en distintos yacimientos de la provincia de Soria”, recalcó la delegada.

La persona detenida y que tenía estas piezas en su poder ha sido acusado de un delito contra el Patrimonio histórico y fue puesto el pasado día 18 de noviembre a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Almazán.

Por otra parte, los hechos fueron puestos también en conocimiento del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León, a fin de que por ese Servicio se determinen los daños causados en el yacimiento y en cuanto a las piezas arqueológicas intervenidas, se entregarán al Museo Numantino para su custodia, conservación y peritaje.

 

 

El yacimiento arqueológico del Alto de la Dehesa en Baraona fue declarado bien de Interés Cultural en el año 1991 y en su lugar se encontraría una necrópolis (lugar funerario) perteneciente a la II Edad del Hierro. Era común entre los pueblos celtiberos de la época citada la incineración de los fallecidos, depositando los restos parcialmente carbonizados en vasijas o unas funerarias de cerámicas típicas de los pueblos que habitaban la Hispania prerromana junto con joyas o fusayolas (contrapesa colocada en el huso de hilar), en el caso de enterramientos femeninos o de armas y placas de adornos en el caso de los enterramientos masculinos, entre otros objetos.

Este conjunto funerario en su estado original aporta una valiosa información no solo sobre la edad, sexo o estatus social del sujeto sino también sobre la organización social, el progreso cultural, así como del intercambio comercial e influencias de todo tipo con otros pueblos, no solo de la península sino también del continente.

La forma de actuación de los “detectoristas” o más comúnmente conocidos como “piteros” es la localización de objetos metálicos enterrados mediante el uso de detectores de metales, frecuentemente aprovechando las circunstancias de aislamiento u oscuridad. Guiados únicamente por el rastro de los objetos metálicos y con la única luz de una pequeña linterna, excavan el terreno con una azada u objeto similar, removiendo el terreno, rompiendo las vasijas y fragmentando todo tipo de materiales tales como huesos, cerámicas, restos de madera, cuero o telas y esparciéndolo por el lugar junto con las cenizas del finado.

El objeto final de estos pretendidos arqueólogos o numismáticos como ellos mismos se definen, es el hallazgo principalmente de joyas, monedas u objetos característicos que se venden entre coleccionistas o anticuarios, obviando su origen ilícito, como parte de herencias familiares. Las monedas, desprovistas de su contexto histórico, se valoran atendiendo al metal, su antigüedad y la claridad de su relieve, variando entre 50 y 200 euros, las más comunes del período celtíbero.

La remoción del terreno que conlleva la descontextualización, pérdida o apropiación de los materiales históricos, provocan una destrucción del sustrato arqueológico que se considera de suma gravedad desde el punto de vista cultural y científico, especialmente si se tiene en cuenta el escaso beneficio que toda la operación reporta al autor.

Esta es la cuarta operación contra el expolio arqueológico que lleva a cabo la Guardia Civil de Soria a través del Seprona en los últimos tres años y la tercera en lo que va de año. En el año 2021 en el marco de la Operación ‘Pelendones’ se recuperaron 246 monedas antiguas y 100 objetos metálicos históricos, que procedían del yacimiento arqueológico de Calderuela (Soria), en febrero de este año en el marco de la Operación ‘Lanus’, se detuvo a cinco expoliadores en el yacimiento de Renieblas y se les intervino 8 monedas antiguas y tres piezas arqueológicas y por último en septiembre del 2023 en el marco de la Operación “Cerealia”, se detuvo a una persona y se investigó penalmente a otras dos, por el intento de expolio al yacimiento arqueológico de Santervás del Burgo.

Desde la Guardia Civil se quiere destacar la importancia de la colaboración ciudadana que contribuye en gran medida a la detección de todo tipo de actividades ilícitas y a la identificación de sus autores, contribuyendo a la mejora de la seguridad en las zonas rurales, recordando que se encuentra a disposición de los ciudadanos el teléfono 062 de atención permanente.

Lo + visto

Hoy cyl