Connect with us

El jurado considera culpable de asesinato a la pareja de Diolimar Alemán

Los familiares de la víctima piden justicia y tienen miedo de que este “psicópata” salga de la cárcel porque “lo volverá a hacer”

Publicado

el

El jurado popular consideró hoy que el acusado mató a su pareja Diolimar Alemán, una mujer de poco más de 30 años, madre soltera y que trabajaba en un conocido restaurante de la ciudad de Soria. Tras día y medio de deliberación, los cinco hombres y cuatro mujeres, llegaron a alcanzar un veredicto, por unanimidad, sobre el destino de este hombre que, asesinó a su pareja con un cuchillo de cocina que le clavó en el costado izquierdo perforando el pulmón y corazón.

El magistrado de la Audiencia Provincial de Soria, Rafael Carnicero, impondrá la pena en los próximos días. A la salida del juicio, uno de los miembros del jurado popular, señaló que había sido “muy difícil” afrontar la causa. Por su parte, el acusado mantuvo una actitud desafiante durante la lectura del veredicto y en ningún momento se desplomó tras oír que había sido declarado culpable.

Los familiares de la víctima por su parte, exigieron justicia para Diolimar y que se le imponga la pena máxima al que fue pareja de la finada y al que definen como un “psicópata”. “Tenemos miedo de lo que pueda hacer esta persona si sale de prisión. Exigimos que se le impongan 25 años de cárcel. Esta persona no puede andar por la calle porque lo va a volver a hacer. Primero fue Diolimar pero si sale habrá más víctimas. Durante el juicio se han vertido muchas mentiras y el juicio ha sido un proceso muy doloroso para nosotros”, reseñó uno de los familiares.

La Fiscalía de Soria pide para el acusado, que permanece en la cárcel Soria II desde el 9 de junio de 2022, fecha en la que quitó la vida a Diolimar, 23 años de cárcel, inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena, diez de libertad vigilada, y 250.000 euros de indemnización en concepto de responsabilidad civil y el pago de las costas del juicio. Por su parte, la acusación particular representada por la letrada de la Junta de Castilla y León y en representación de la hija de la víctima, pide idénticas penas que el Ministerio Fiscal.

Por su parte, la defensa del acusado, pidió una pena mínima para su defendido y que se le imponga 15 años de prisión.

El jurado popular decidió por unanimidad que el acusado asestó una puñalada en la zona intercostal izquierda que le causó la muerte casi instantánea a Diolimar. Asimismo, también dieron por probado que no pudo defenderse, ya que esperó a que se quitara la ropa; se pusiera el camisón y se tumbará en la cama para acabar con su vida. Además, puntualizó a la Fiscalía y a la acusación particular llegando a determinar que el tío de la víctima que se personó en la habitación de su sobrina al oír un grito de dolor vio al acusado con el cuchillo y estaba “sentado en la cama, que no de pie”.

El magistrado de la Audiencia saludó uno a uno a los miembros del jurado, y señaló que habían trabajado en la causa como “verdaderos profesionales” en este caso. También el jurado popular dio como hechos probados que tras cometer el crimen, el asesino, dejó el cuchillo en la fregadera y se marchó de la vivienda portando una mochila con documentación y diversos objetos personales y útiles de higiene.

La víctima y el presunto asesino, ambos de nacionalidad venezolana, habían mantenido una relación sentimental hasta el 5 de junio, día en el que la finada le instó a recoger sus pertenencias de la casa e irse. A petición de él acordaron que se iría en el momento que encontrara otra vivienda para alquilar.

Diolimar Alemán falleció tumbada en su cama de una “única y certera puñalada”, en el costado izquierdo. El 9 de junio, el presunto autor de los hechos esperó a que Diolimar regresara de trabajar. De madrugada, aguardó a que se pusiera el pijama, se acostara y entonces perpetró el crimen con un cuchillo de cocina de 13 centímetros de longitud que le clavó en toda su extensión

El grito de la mujer alertó a su tío, que se encontraba en el domicilio, y al entrar en la habitación sorprendió al presunto asesino con el cuchillo ensangrentado en la mano. Diolimar murió desangrada a consecuencia de la puñalada que le infligió a los dos o tres minutos, según las forenses que le practicaron la autopsia. La mujer únicamente alcanzó a decirle a su tío que llamara a un familiar y a la Policía

Tras estos hechos, el acusado se dirigió a la cocina, dejó el cuchillo en el fregadero y abandonó la vivienda portando una mochila con diversa documentación, objetos personales y útiles de higiene personal. Alertada la Policía Nacional de lo ocurrido y con la descripción del sujeto, éste fue localizado en la calle de forma inmediata y se procedió a su detención.

La pareja, que tenía una relación sentimental desde el verano de 2021, convivía desde enero de 2022 en el domicilio que la mujer tenía arrendado junto con su hija menor de edad. En el momento del crimen, la hija menor de la víctima, de ocho años de edad, se encontraba en el domicilio de la plaza del Rosario de la capital soriana, en otra habitación, y desde entonces se encuentra bajo la tutela de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de Soria ante el fallecimiento de su madre y desconocerse la filiación paterna. No obstante, la menor está en situación de acogimiento familiar con una tía de la fallecida.

Lo + visto

Hoy cyl