Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
El pendón de las Navas de Tolosa no procesiona en el Curpillos por segundo año consecutivo – HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

El pendón de las Navas de Tolosa no procesiona en el Curpillos por segundo año consecutivo

Desde el inicio de esta festividad en 1331 las únicas otras dos épocas en las que no salió fue durante la ocupación francesa y la desamortización española

Publicado

el

El viernes siguiente al Corpus Christi es una fecha señalada en Burgos, porque se celebra la tradicional Fiesta del Curpillos o Corpus Chico, una jornada lúdico-festiva donde autoridades políticas, militares y religiosas se dan cita para conmemorar esta especial fiesta burgalesa que no se celebra en otra parte de España. Cada año, esta celebración tiene lugar en el Monasterio de las Huelgas, donde las autoridades acuden invitadas por la abadesa, y durante el cual la máxima autoridad militar asistente procesiona el conocido como pendón de las Navas de Tolosa.

La tradición cuenta que esta reliquia fue tomada por el rey Alfonso VIII de Castilla como botín de guerra tras vencer al almohade Muhammad ben Yaqub, en la conocida como Batalla de las Navas de Tolosa, y entregada al Monasterio burgalés. Según señala la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Burgos (UBU), María Pilar Alonso Abad, que centró su tesis doctoral en la ‘Actividad artística en el monasterio de Santa María la Real de la Huelgas de Burgos’, se eligió este monasterio como lugar de descanso del pendón debido a que doña Constanza, hija de Alfonso VIII había profesado como monja en él, y en la contienda lucharon varios padres de las monjas de Las Huelgas. “Lo consideró como la primera gran victoria de los cristianos contra los musulmanes y quiso tener una deferencia con el Monasterio de Las Huelgas y traer el pendón en señal de victoria”.

Sin embargo, no fue hasta el 22 de mayo de 1331 cuando la ciudad de Burgos celebró por primera vez su Fiesta del Curpillos, durante la cual se procesionó esta tela, símbolo de la victoria cristina en la Batalla de las Navas de Tolosa. Desde entonces se ha llevado a cabo cada año, aunque ha habido tres épocas en la historia durante las cuales no pudo salir a escena.

La ocupación francesa de Burgos tras la Guerra de la Independencia y la desamortización española fueron dos etapas de la historia durante las cuales no se pudo celebrar este acto. La tercera ocasión es más reciente. La pandemia del COVID-19 ha impedido por segundo año consecutivo en este siglo que el pendón no procesiones por el monasterio de Las Huelgas, y que el tradicional acto que en años anteriores reunía a cientos de burgaleses, se haya visto reducido a una eucaristía privada.

En este punto cabe recordar que el pendón original no procesiona durante esta fiesta, sino que lo hace una réplica, debido a que se encuentra en el Museo de las Telas Medievales, en una vitrina climatizada y preparada para su exposición. La conservadora del Monasterio de Las Huelgas, María Jesús Herrero, explica que durante la restauración del pendón que se llevó a cabo entre 1953 y 1955 se hicieron dos réplicas. Una de ellas es la que se procesiona en el Curpillos desde los años 60 del siglo pasado, y la otra fue a parar a Navarra, y está expuesta en su Diputación Foral .

El pendón de las Navas de Tolosa es la pieza de mayor importancia del Museo de las Telas Medievales de Burgos. Tiene una altura de 3,30 metros y una anchura de 2,20 metros. Está tejido con hilos de oro sobre sedas de gran colorido. El motivo compositivo central es una estrella de ocho puntas inscrita en un círculo, en torno al cual hay cuatro triángulos, que convierten el tema central del tapiz en un cuadrado. . Esta composición aparece encuadrada a su vez por cuatro cenefas con inscripciones cúficas correspondientes a aleyas o citas coránicas y estrellas de lacería en las esquinas. En la parte superior del tapiz, destaca otra gran cenefa con cita coránica. En la parte inferior, rematan el tapiz ocho círculos con restos de inscripciones cúficas.

Un año más los ciudadanos burgaleses no podrán ver y disfrutar de este tradicional encuentro, aunque esperan poder retomarla el próximo año, cuando mejore la situación sanitaria por la pandemia del coronavirus. “La Comunidad de religiosas está muy apenada, pero son conscientes de que las cosas son como son y la pandemia no permite que se hagan estas aglomeraciones”, explicó Herrero.

Lo + visto