Conecta con nosotros

El transporte de mercancías se asoma al abismo de la anterior crisis con un 19% menos de actividad y bajos precios

El estado de alarma frenó la actividad en la Comunidad entre abril y junio, aunque el primer trimestre ya había sido negativo

Publicado

el

 

 

El transporte de mercancías por carretera se asoma al abismo de la última crisis económica debido a que su actividad cayó un 19 por ciento en el segundo trimestre en Castilla y León, marcado por el estado de alarma con el que España combatió el COVID-19, pero que consolidó además un mal arranque de este 2020. La evolución preocupa a los profesionales de la Comunidad en esta segunda ola del virus al tener menos carga de trabajo y sufrir bajos precios.

La pandemia del coronavirus convirtió a los transportistas en uno de los ‘ángeles’ a los que la población dedicaba sus aplausos de cada tarde por garantizar el suministro de productos, tanto a las familias como a las empresas, que tras el cierre de la actividad no esencial, retomaron la producción, sacando a la economía española de la hibernación. Sin embargo, este sector no se libró de las consecuencias de la crisis sanitaria.

Los últimos datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, consultados por Ical, reflejan un descenso notable en las mercancías que se movieron por las carreteras de Castilla y León entre enero y junio hasta situarse en las 60,6 millones de toneladas, frente a las 72,5 millones del mismo periodo del año anterior. Su comportamiento fue notablemente peor que en el conjunto del país.

En concreto, las empresas movieron 711,9 millones de toneladas en los primeros seis meses del año en España, lo que supuso un 6,74 por ciento menos que un año antes. Por tanto, el descalabro del sector en Castilla y León fue mayor, puesto que su actividad se redujo más del doble que en el conjunto del país. También la Comunidad contuvo en el segundo trimestre más el flujo de mercancías, con un 18,9 por ciento menos frente al 11,2 por ciento de la media nacional.

“Preocupación” e “incertidumbre” sienten los profesionales de este sector en esta segunda ola del COVID-19, según el palentino Óscar Baños, portavoz de la Federación de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León (Fetracal). Aseguró que la carga de trabajo no se ha recuperado todavía y que la escasez de encargos ha bajado los precios, lo que complica más aún la supervivencia de las empresas, por lo que indicó que algunas ya han echado el cierre.

 

Altibajos

“Si el país está en movimiento, nosotros, que somos imprescindibles, nos movemos”, expuso Baños, vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales de Transporte por Carretera (Conetrans). Aunque los transportistas dedicados a la alimentación sí que están teniendo una mayor número de trabajo, en general, el resto ha visto disminuida su actividad notablemente por el coronavirus y por sus brotes actuales.

Además, Óscar Baños indicó que el cierre de las térmicas en Castilla y León, la reducción de la producción de la industria del automóvil y la menor demanda de carburantes deja un panorama complicado este 2020. También, indicó, sufren los “altibajos” en la actividad y la ausencia de viajes de retorno, lo que reduce sus beneficios.

Asimismo, el portavoz de Fetracal aprovechó para reclamar a las administraciones que no eleven los impuestos al sector, así como que se mantenga el gasóleo profesional y que se aparque el pago por uso de las carreteras. Óscar Baños señaló que no pueden hacer frente a más tributos y que es necesario reducir el periodo de pago para evitar la morosidad y mejoras en la carga y descarga y en los tiempos de espera.

 

Mercado interno e internacional

El transporte de mercancías dentro de la Comunidad experimentó un descenso del 31,2 por ciento hasta junio, en relación al mismo periodo del año anterior, con 26,6 millones de toneladas. De esta cantidad, la mayoría, 21,3 millones, correspondió a movimientos entre municipios y 5,2 a tráficos intramunicipales. En el primero, la caída fue del 35,43 mientras en el segundo hubo un retroceso del 5,92 por ciento. Igualmente, en los últimos 12 meses, anotaron una rebaja del 13,9 por ciento.

Las operaciones con otras comunidades movieron un 0,17 por ciento menos de mercancías, con 32,08 millones de toneladas, de las que 14,05 se recibieron y 18,03, se expidieron. Entre julio de 2019 y junio de 2020, el avance fue del 0,52 por ciento.

Finalmente, el mercado internacional dejó un aumento del 5,35 por ciento en los seis primeros meses del año, con un volumen de 1,94 millones de toneladas, de las que uno se recibieron y 945.000 se expidieron.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest