Connect with us

Emina y Matarromera, primeras bodegas de Castilla y León en conseguir el certificado de Producción Integrada de viñedo

El sistema orienta la producción convencional a la ecológica, con el uso limitado de fertilizantes, herbicidas y fitosanitarios muy determinado

Publicado

el

Bodega Emina y Bodega Matarromera han recibido el certificado que las acredita como bodegas acogidas al régimen de Producción Integrada. Son las primeras bodegas de Castilla y León en acreditarse dentro de este sistema de producción, que concibe el manejo del viñedo como un ecosistema integral, según informaron fuentes de la firma en un comunicado.

La producción integrada es un sistema de producción agraria que orienta la producción convencional a la producción ecológica, con el uso limitado de fertilizantes, herbicidas y fitosanitarios muy determinados, de una forma más racional y cuando no exista otra alternativa posible más inocua.

Mediante este tipo de producción, Emina y Matarromera optimizan el uso de recursos y mecanismos de producción naturales, emplean técnicas de cultivo para conseguir una agricultura más sostenible y usan métodos de control de plagas compatibles con la protección medioambiental y la productividad agrícola.

En el caso de Bodega Emina y Bodega Matarromera, han optado por cubiertas vegetales plantadas o espontáneas según el terreno y su inclinación.

El certificado de producción integrada se obtiene tras superar una auditoría en la que se valoran diferentes aspectos, como por ejemplo la preparación del terreno, la plantación, el riego, la fertilización, las podas, las labores de cultivo y el control de plagas.

Emina y Matarromera tienen sus plantaciones con una orientación y disposición de las cepas ajustada a las necesidades del terreno, minimizando la erosión y llevando a cabo análisis de suelo para determinar la elección del patrón más adecuado. “Así garantizamos una mayor eficiencia en el riego, optimizamos los recursos hídricos realizando analíticas de agua para evaluar su calidad y análisis de suelo para conocer sus características y composición, así como análisis foliares que indiquen que el programa de fertilización que llevamos a cabo es el adecuado”, explican.

“Empleamos únicamente abonos orgánicos libres de metales pesados y otros productos tóxicos. Adecuamos la poda (en verde y en seco) a las exigencias de cada variedad, a su índice de fertilidad y otros factores agronómicos. Además, retiramos los restos de poda inmediatamente para evitar plagas o enfermedades y se emplean para otros insumos”.

Lo + visto

Hoy cyl