Connect with us

La Alianza por el Ferrocarril pone deberes a Óscar Puente: 40 servicios diarios más en 2024 para Castilla y León

CCOO y la organización piden mejoras en el corredor de proximidad Medina-Valladolid-Palencia y reabrir el tramo urbano de la vía de ancho métrico de León y la línea Burgos-Madrid

Publicado

el

La Alianza Ibérica por el Ferrocarril, junto a Comisiones Obreras (CCOO) de Castilla y León, plantea al nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, el vallisoletano Óscar Puente, incorporar unos 40 servicios diarios más en los 14 corredores de la Comunidad para mejorar las comunicaciones con las cabecera de comarca y las capitales de provincia, como una forma también de combatir la despoblación. La propuesta se remitirá a su departamento, así como a las empresas públicas Renfe y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), así como a la Junta.

En concreto, este Plan de Servicios Ferroviarios, el tercero que se presenta en España tras los de Galicia y Castilla-La Mancha y al que seguirá el de Aragón, plantea que cada corredor cuente al menos con cuatro servicios de ida y vuelta al día o más frecuencias, para facilitar los desplazamientos diarios para realizar gestiones cotidianas en municipios de mayor tamaño. Además, tiene en cuenta las conexiones con las comunidades vecinas, especialmente Madrid.

Asimismo, otras de las demandas a Puente se centran en la construcción de cuatro nuevos apeadores y mejoras en la cadencia de los servicios en el corredor de proximidad Palencia-Valladolid-Medina del Campo, así como la reapertura del tramo urbano entre La Asunción y la estación de Matallana de la capital leonesa de la vía de ancho métrico y de la línea Burgos-Aranda de Duero-Madrid.

El experto en transportes de CCOO Castilla y León, Carlos Julio López, y el catalán Pau Noy, del Secretariado de la Alianza Ibérica por el Ferrocarril, presentaron hoy miércoles el plan de servicios ferroviarios de Castilla y León, que no se centra en las demandas de nuevas infraestructuras, sino en la utilización de todas las redes existentes en la Comunidad -alta velocidad, convencional y ancho métrico-, con la llegada el próximo año de los primeros trenes de los 500 encargados por Renfe. Además, indicaron que el traspaso de la gestión de Rodalies a una empresa mixta del Estado y la Generalitat Catalana no afectará a otros territorios.

La propuesta demanda en total unos 40 servicios de viajeros más al día en Castilla y León, donde unas 60 estaciones de las 184 existentes no cuenta con parada de trenes, supondría recuperar la oferta existente en la Comunidad antes de la modificación de las obligaciones de servicio público (OSP) de la anterior crisis económica, que desembocó en recortes en las líneas con menor demanda.

Además, insistieron en que su implementación supondría “calderilla” para las arcas del Estado, si bien reconocieron que habría que modificar las OSP y cambiar el régimen tarifario, tanto en las vías de alta velocidad para no aplicar precios Avant a servicios regionales, como con algún bono similar al de Alemania, que por 49 euros permite viajar por todo el país.

 

Red “compleja”

La propuesta de la Alianza Ibérica, que reconoce que Castilla y León presenta una red “compleja” en sus 14 corredores, entiende que existe una “buena oferta” en el corredor Madrid-Ávila, con 16 y 18 servicios de ida y vuelta, mientras pide uno más hasta alcanzar los 10 en cada sentido entre Ávila y Valladolid, para cubrir algunas franjas como el regreso de noche y la apertura de las estaciones de Ataquines y Sanchidrián.

Además, entre Madrid y Valladolid se considera que es una relación con una “buena oferta” también, con siete servicios en cada sentido en la red convencional y 28 de alta velocidad, si bien se demanda garantizar tarifa Avant en todos los servicios de la línea.

En cuanto al corredor Madrid-Salamanca, se pide incorporar una octava frecuencia entre la capital de España, Ávila y Salamanca (por Peñaranda de Bracamonte) que permita llegar a la ciudad del Tormes antes de las 9 horas y un regreso a mediodía, así como paradas en poblaciones intermedias. Además, en la ruta de alta velocidad por Medina se pide una cuarta frecuencia. En el Valladolid-Salamanca, por la línea convencional de Medina, se piden dos viajes más por sentido con paradas en más estaciones.

Igualmente, el corredor Valladolid-Zamora se pide pasar de una a cinco frecuencias al día para ofrecer una oferta “atractiva” al ser la actual “muy precaria”, mientras entre Valladolid y Puebla de Sanabria se pide pasar a cuatro diarios. Entre Valladolid y Santander se piden doblar los servicios, hasta el mínimo de cuatro, ya tengan como estación de origen y finalización la capital cántabra o Reinosa.

En cuanto al corredor de proximidad, CCOO y la Alianza consideran “insuficiente” la oferta actual, para lo que piden la integración de todos los trenes regionales de los corredores de la Comunidad con paso por Valladolid, Palencia o Medina del Campo y garantizar al menos uno cada hora con paradas en poblaciones pequeñas.

Además, el dirigente de CCOO señaló que este proyecto, que conoce Puente, es “incompatible” con el soterramiento de las vías en Valladolid, que consideró una “quimera”, ya que obligará a los trenes regionales a utilizar la variante, dejando fuera a la capital de este núcleo de cercanías.

Entre Madrid y Soria, el plan pide doblar los servicios actuales para tener cuatro trenes diarios y entre la capital de España y Segovia, tener siete frente a los tres de ahora entre Cercedilla y Segovia -sin transbordo en Cercedilla para ir a Madrid- y mantener los de la línea de alta velocidad, aunque con tarifa Avant.

En el caso de la línea Valladolid-León, por Palencia, Paredes de Nava y Sahagún, se piden mantener los servicios de alta velocidad (seis al día), pero incrementar dos más hasta seis en media distancia, para también prolongar el servicio León-Palencia a la capital del Pisuerga.

En la provincia de León, se reclaman tres trenes más, hasta alcanzar los siete, entre León y Ponferrada, con enlace hacia Asturias, y pasar de dos a cuatro entre la capital del Bierzo y Monforte de Lemos, garantizando las relaciones con Galicia. Además, entre León-La Robla y el Principado, se proponen cuatro servicios diarios, frente uno actual, para dar cobertura a las poblaciones intermedias.

Además, en el caso de la vía de ancho métrico, que reclaman funcione como Cercanías, se pide una frecuencia cada hora, hasta unas 17 más o menos, entre León y Matallana de Torío, así como tener cada dos entre la capital y Cistierna. En el caso del enlace León-Guardo (Palencia), se propone prolongar algunos itinerarios, para tener cinco conexiones diarias y cuatro entre León y Bilbao, frente a la existente ahora.

Respecto al eje Valladolid-Burgos-Miranda de Ebro, se plantea entre Valladolid y Burgos mantener los seis de alta velocidad y añadir dos más, hasta cinco, en media distancias, mientras entre Burgos y Miranda, se piden conservar los cinco Alvia y añadir uno más de media distancia, así como aumentar las paradas en Pancorbo.

Finalmente, entre Burgos, Aranda y Madrid, se pide retomar las circulaciones para viajeros entre la capital burgalesa y la Ribera del Duero con cuatro trenes al día, los mismos que plantean hasta Madrid.

Lo + visto

Hoy cyl