Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
La ciudadanía burgalesa recupera su tradicional Fiesta del Curpillos tras dos años de pandemia - HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

La ciudadanía burgalesa recupera su tradicional Fiesta del Curpillos tras dos años de pandemia

Declarada de Interés Turístico Regional, vuelve a celebrarse bajo un intenso calor y con una previsión de asistencia que oscila entre las 40.000 y las 45.000 personas

Publicado

el

La ciudadanía burgalesa celebró hoy su tradicional Fiesta del Curpillo o Corpus Chico , una festividad que está declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, y que no se celebra en ninguna otra parte de España ni del mundo. En plena ola de calor en toda España por las altas temperaturas, Burgos recuperó hoy esta tradicional festividad, tras dos años sin poder celebrarse por la pandemia de la COVID-19.

“Después de dos años, vamos a celebrar la festividad más popular. Lo hacemos con más ganas que nunca”, aseguró el alcalde antes del inicio de la misa en el Real Monasterio de las Huelgas. En este sentido, el primer edil recordó que se prevé que la jornada de hoy sea multitudinaria, con una participación “que desborda todas las estadísticas conocidas”. De hecho, se prevé una asistencia de entre 40.000 o 45.000 personas, especialmente en la celebración que tiene lugar en el Parque de El Parral, que acoge la llegada de las Peñas, que colocan sus puestos y durante todo el día venden los tradicionales pinchos de tortilla, chorizo o morcilla. Los denominados peñistas madrugan en este día festivo para montar las carpas y cocinar aquellos que después degustarán los burgaleses.

“Esta fiesta cada vez es más atractiva, tanto en la ciudad como fuera de ella”, recordó el alcalde, ya que se esperaba la asistencia de ciudadanos de otras provincias cercanas a Burgos. “Hemos pasado dos años muy difíciles en los que hemos sufrido mucho y se nota que desde que comenzó 2022 es un año que hemos recuperado la normalidad. La gente ha cogido el pulso a la vida, al día a día, y también a las tradiciones burgalesas”, añadió.

 

Tomás Alonso / ICAL. Cientos d epersonas participan en el acto tradicional de la Festividad del Curpillos

 

La Fiesta del Curpillos es una de las celebraciones más populares de la ciudad burgalesa, que sirve también como antesala de las Fiestas de San Pedro y San Pablo, que comenzarán el próximo viernes 24 de junio, hasta el 3 de julio. El Curpillos tiene su origen en la celebración de la victoria de las huestes cristianas sobre las musulmanas en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, aunque la primera fecha que se conoce de su celebración corresponde al 22 de mayo de 1331, después de la institución de la solemne fiesta del Corpus, bajo el reinado de Alfonso XI.

Desde entonces esta festividad no había dejado de celebrarse en el barrio de Las Huelgas de Burgos, sin embargo, debido a la crisis sanitaria por el coronavirus, esta fiesta no pudo celebrarse los últimos dos años. Hoy, ante un intenso calor desde primera hora de la mañana, el Curpillos volvió a reencontrarse con sus gentes, reuniendo a las máximas autoridades militares, religiosas y civiles, así como al pueblo burgalés.

“Esta fiesta es muy emotiva porque conjuga dos aspectos muy importantes: la tradicional visita a Las Huelgas y la participación ciudadana y popular en El Parral”, recordó el presidente de la Diputación, César Rico, a la vez que destacó la “participación” que habrá este año de gente no solo de la capital burgalesa, sino también de la provincia.

 

Misa y procesión del Curpillos

Los eventos comenzaron a las 11 horas, con la celebración de una misa en el Real Monasterio de las Huelgas, a la que acudieron las autoridades militares, civiles y religiosas. Entre ellos se encontraba el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, el delegado territorial de la Junta en Burgos, Roberto Saiz, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, que estuvo acompañado por varios de sus concejales del Partido Socialista (PSOE), el presidente de la Diputación, César Rico, entre otras autoridades políticas y militares.

Por su parte, el arzobispo de Burgos Mario Iceta, asistió hoy a su primera misa de la Fiesta del Curpillos estando en el cargo, dado que el año pasado debido a la pandemia solo pudo celebrarse a puerta cerrada. “Estoy con la L. Para mí es el primer Curpillos”, bromeó antes del inicio de la misa, asegurando que estaba deseando “aprender y sumergirse” en una de las tradiciones más arraigadas de la ciudad.

Durante la homilía, Iceta hizo un pequeño repaso a la historia de esta tradición burgalesa, y cómo ha cambiado con el paso de los años la forma de vivir esta tradición. Asimismo, recordó a los asistentes la importancia de la vida, y de “vivirla”. “Cuando uno convive con los límites, se da cuenta que hay que tomarse la vida muy en serio. Cuando nos tomamos la vida en serio, cada uno puede poner su granito de arena”, apuntó.

 

 

Tras la celebración de la misa, tuvo lugar la Procesión del Curpillos por las calles del barrio de Huelgas, seguido por los bailes típicos de esta festividad, a cargo de los Danzantes y Gigantones de la ciudad. Un espectáculo del que disfrutan niños y mayores. Posteriormente, tuvo lugar la recepción de la Madre Abadesa a las autoridades e invitados.

 

Romería al Parral

Tras la procesión, que este año iba con un poco más de retraso, se realizó la tradicional romería o ‘jira’ al Parral. Está fuertemente arraigada en la tradición, y durante la misma los burgaleses se acercan hasta el conocido parque para degustar las apetitosas viandas, tanto de la gastronomía local como la foránea, en las casetas que montan las peñas y centros regionales.

De hecho, se trata de una de las fiestas más populares, especialmente entre la gente joven, siendo una de las actividades lúdico-festivas más conocidas entre las gentes de la ciudad, y que sirve como preparación para las Fiestas Mayores de San Pedro y San Pablo. Una práctica que los jóvenes afirman disfrutar mucho. Tras dos años sin poder celebrarse, los burgaleses y ciudadanos de otras provincias, acogieron con muchas ganas esta fiesta.

Dadas las previciones de participación, el alcalde explicó que se había reforzado el operativo de seguridad, e incluso si la asistencia supera los 40.000 o 45.000 personas en el pico más alto del día, tienen protocolarizado limitar los accesos al Parral. “Confío en que el flujo de gente se vaya regulando por sí solo”, apuntó. Por último ,animó a la ciudadanía a salir a la calle y disfrutar de esta fiesta, tras una época dura, aunque “con responsabilidad”.

Lo + visto