Conecta con nosotros

La Junta destina cerca de dos millones de euros para encontrar tratamientos contra cánceres “especialmente agresivos”

El doctor Mariano Barbacid, a través de la empresa de investigación Krasko Research, instalada en el Parque Científico de la Usal, aspira a empezar los ensayos clínicos en cinco años y tratará obtener el fármaco antes cumplir los ocho

Publicado

el

La Junta de Castilla y León destinará cerca de dos millones de euros, en torno a 1,9, los que supone un 65 por ciento del total, para encontrar tratamientos exitosos contra cánceres “especialmente agresivos” relacionados con el desarrollo y la mutación del oncogén K-ras, a través de la empresa de investigación Krasko Research, instalada en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca, que recibirá casi tres millones de euros totales en tres años para tal fin “gracias a la colaboración público-privada”.

El acuerdo de colaboración entre el Gobierno autonómico y la empresa Krasko Research, especializada en el ámbito de la investigación oncológica y cuyo presidente del Consejo Científico Asesor es el reconocido investigador Mariano Barbacid, fue presentado esta mañana por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, además del rector de la Usal, Ricardo Rivero, como anfitrión de las instalaciones.

Además de los casi dos millones de euros que destinará la Junta durante los próximos tres años, otro millón de euros será aportado por los inversores de Krasko Research, tal y como confirmó el doctor Barbacid, hasta completar la financiación. En este sentido, según dijo, el proyecto nace “con vocación de futuro” y aspira a iniciar los ensayos cínicos “en cinco años”, aunque no especificó plazos concretos, ya que “en ciencia no hay nada garantizado”. Eso sí, Barbacid anunció su intención de batir el récord en la obtención del fármaco final que está fijado en ocho años, de 2002 a 2010, por un pequeño laboratorio americano.

“Llevo más de 30 años esperando este momento para atacar los tumores inducidos por el oncogén K-ras”, reconoció Barbacid, quien profundizó además en el diseño de “una estrategia terapéutica racional basada en una evidencia científica robusta que ha emergido hace unos pocos años”. Según explicó el profesor, existe la costumbre en la sociedad de definir los tipos de cáncer obviando sus mutaciones, que son “las que inician el proceso tumoral”, y advirtió que el oncogén K-ras es el responsable de “una quinta parte de todos los cánceres humanos, incluidos los más malignos, como el de pulmón y de páncreas”.

 

Vanguardia mundial

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció que el proyecto presentado este lunes en Salamanca será “uno de los que más orgullosos nos hará sentir con el tiempo”. De hecho, Mañueco destacó que, gracias a él, Castilla y León se situará “a la vanguardia mundial” en el ámbito de la investigación contra el cáncer. El presidente recordó en este sentido que “la apuesta por la investigación es un eje principal de la acción de Gobierno de la Junta”, ya que “supone modernizar Castilla y León”.

Fernández Mañueco incidió en que la Comunidad debe de estar “en los puestos de cabeza de la sociedad del conocimiento”, aunque reconoció que esta es una apuesta “arriesgada”. “Nuestra historia está repleta de ellas, y estoy convencido de que será de éxito. El avance tiene que llegar con decisión política y también con inversión. Solo podemos retener talento si hay una apuesta económica como motor de futuro”, valoró el mandatario autonómico.

El presidente reiteró asimismo su objetivo de “trabajar para proteger a las personas” y contextualizó en la pandemia este “momento de debilidad humana” en el que nos damos cuenta de la importancia de la investigación en la prevención de la salud. Por eso, Mañueco subrayó su interés en “buscar nuevas formas de abordar el tratamiento de cánceres, que siguen causando muchas muertes”.

Teniendo en cuenta que la empresa Krasko Research se instalará en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca, Mañueco quiso ahondar en las vías colaboración con el centro universitario, ya que “aportará un papel en la transferencia de conocimiento y otras sinergias”, especialmente con el Centro de Investigación del Cáncer y el Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer y, por supuesto, el Hospital Clínico Universitario que estará plenamente operativo próximamente. “Estamos reforzando el polo de investigación oncológica de Castilla y León”, confirmó.

El presidente de la Junta recordó asimismo que después de la pandemia, la sociedad es “muchísimo más consciente” de la importancia de la investigación para proteger la salud. “Este esfuerzo para derrotar a las enfermedades es tan apasionante como la carrera espacial a finales del siglo XX”, según comparó, y reconoció que “es un orgullo acoger esta iniciativa para tratar de encontrar tratamientos exitosos”.

A ello, Mañueco añadió que “es coherente” con lo que vienen haciendo desde el Ejecutivo de la Junta en la lucha contra el cáncer, “tanto en investigación como en prevención y en tratamiento, con el desarrollo de distintos programas, con la implantación de tecnología diagnostica de última generación, o con terapias revolucionarias que permitan que la Comunidad tenga una incidencia del cáncer inferior a la media nacional”.

Finalmente, el presidente quiso insistir en que “la Junta siempre está al lado de las personas” y por eso, seguirá protegiéndolas, “especialmente a las más vulnerables”. “Igual que le estamos plantando cara al COVID-19, no nos podemos relajar en la lucha contra otras enfermedades”, recordó. Según concluyó el presidente, la voluntad de la Junta es incorporar al Sistema de Salud de Castilla y León “todos los nuevos avances que vayan produciéndose”, en un proceso de “innovación y mejora continua”.

 

Apuesta arriesgada

Por su parte, el doctor Mariano Barbacid no escatimó en agradecimientos a la Junta de Castilla y León por su apoyo e inversión. “No me ha pillado por sorpresa. Conocí a Mañueco como alcalde de Salamanca y me propuso asesorar en un programa de investigación inédito en una ciudad media como esta. Se trataba del apoyo a cinco investigadores jóvenes, que ojalá hubiera servido de ejemplo al Ministerio. Este apoyo ahora es más ambiciosos desde la Junta”, agradeció.

Barbacid recordó que se se trata de una “apuesta arriesgada” por una pequeña empresa de biotecnología, que “está en condiciones de competir con las grandes farmacéuticas”. Como presidente del Consejo Asesor de Krasko Reserch, Barbacid anunció que a dicho organismo se incorporarán “expertos al máximo nivel” y, posteriormente, “oncólogos clínicos” una vez se alcancen las fases de ensayo. “No puedo garantizar el éxito, pero con el apoyo de la Junta y la Usal, los científicos de Krasko harán todo lo posible para doblegar estos cánceres tan malignos. En unos años, podemos poner a Salamanca y Castilla y León en el epicentro mundial de la oncología”, finalizó.

Por su parte, el rector de la Universidad, Ricardo Rivero, recordó que “la pandemia ha enseñado algunas cosas sobre cómo hay que trabajar y también sobre ordenar las prioridades”. En este sentido, destacó la colaboración público-privada que impulsa este proyecto y anunció que los grupos de investigación que dependen de la Usal se sumarán al mismo. “La investigación oncológica es una de las potencialidades del centro. Salamanca lo tiene todo, facultades, institutos, pronto un gran hospital, y ahora también inversión a futuro en investigación farmacológica. Aprendamos de este momento tan crítico e impulsemos la investigación como palanca de desarrollo en la protección de todos y todas”, concluyó.

Lo + visto

Pin It on Pinterest