Conecta con nosotros

La pequeña Noa protagoniza este año la tradicional ‘Baja del Ángel’ de Aranda de Duero (Burgos) aunque su celebración será diferente

Noa Palomino : “Me dio pena no salir el año pasado, pero no lloré porque no pasaba nada”

Publicado

el

N.M.J / ICAL
La pequeña Noa Palomino de Diego, de cinco años, y que actualmente cursa el último curso de educación infantil en el colegio Fernán González de Aranda de Duero (Burgos), fue elegida el pasado 2020 para protagonizar la tradicional ‘Bajada del Ángel’, una fiesta declarada de Interés Turístico Regional que se celebra cada año en la capital ribereña durante el Domingo de Resurrección. Cientos de vecinos, visitantes y curiosos se acercan en esta fecha tan señalada hasta Aranda para ver de cerca cómo el Ángel sobrevuela el cielo para anunciar a la Virgen de la Misericordia que su hijo ha resucitado.

La crisis sanitaria por el COVID-19 impidió que Noa llevase a cabo el año pasado este tradicional ritual por el que el ángel retira el velo negro a la Virgen para que esta vea a su hijo resucitado. Noa explica, con ayuda de su padre José Antonio, que, aunque le dio mucha pena no poder salir, no lloró, porque sabía que no pasaba nada. Este año, la Cofradía de Nuestra Señora de la Misericordia, encargada de la organización del evento, decidió que la pequeña volvería a representar al Ángel, aunque la fiesta sufrirá modificaciones. Según adelantó su presidente, Julio Saeta, este 2021 el ángel no saldrá de la bola ni bajará revoloteando hasta la Virgen. En su lugar, se hará un pequeño acto más sencillo en la misa del Domingo de Pascua, donde la niña aparecerá vestida, y ayudada por su padre, apartará el velo a la Virgen para que descubra la vuelta a la vida de su hijo Jesús.

Noa, emocionada, se prueba su traje de ángel, y recita orgullosa las palabras que tendrá que pronunciar el próximo Domingo de Resurrección, mientras recuerda cómo afrontó la noticia de no poder ser ángel el año pasado y cómo se preparó para sobrevolar el cielo arandino.

 

 

 

¿Cuál es su función en la Semana Santa y como se prepara internamente para hacerlo?

Tenía que salir del globo, patalear y luego quitar el manto a la Virgen para que viera a Jesús resucitado. Es una tradición arandina y la función es poder descubrir a la Virgen para que vea a su hijo. Para prepararme iba al Polideportivo, me ponían un arnés y me subían para arriba y luego pataleaba. No me daba miedo porque soy muy valiente, me decía: “No tienes que tener miedo, eres muy valiente”. Trabajo mucho y me esfuerzo, y por eso soy valiente y fuerte. Tampoco me daba miedo estar con una paloma, tenía que llevar dos, pero no llegamos a practicar.

 

Ricardo Ordóñez / ICAL. Aranda de Duero celebra un año más su tradicional ‘Bajada del Ángel’, un evento que se realiza durante la celebración del Domingo de Resurrección ARCHIVO

 

Después de dos años sin celebraciones públicas de la Semana Santa, cómo puede describir cómo se siente o qué le supone no salir

Me dijeron que no lo podía hacer por el coronavirus. Me dio mucha pena no salir el año pasado, pero no lloré, porque no había pasado nada. Tengo ganas de salir vestida este año. Me voy a poner un vestido blanco, los zapatos y las alas. Lo que más me gusta del traje son las alas para volar, porque me gusta volar. Voy a quitar el manto a la Virgen y decir unas palabras: “María ahí está tu niño Jesús resucitado”.

 

El coronavirus ha cambiado muchas cosas en la vida y en la manera de pensar: ¿qué le ha cambiado a usted para siempre?

Dejé de ir al cole y de ver a mis amigos, pero ahora voy otra vez, con mis amigos y la mascarilla.

 

¿Qué consejo le daría al próximo niño que vaya a protagonizar la Bajada del Ángel?

Que sea valiente. Es importante.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest