Connect with us

Las universidades de Castilla y León visibilizan en Salamanca la labor investigadora de las mujeres

El auditorio de la Hospedería Fonseca acoge la novena edición de las Jornadas de Investigadoras de la Comunidad, con 163 ponentes, incluidas la hematóloga María Victoria Mateos y la aspirante a astronauta Sara García, y más de 400 matriculados

Publicado

el

Las cuatro universidades públicas de Castilla y León, Salamanca, Valladolid, León y Burgos visibilizan desde este jueves la labor investigadora de las mujeres a fin de potenciar la vocación de perfiles femeninos en la ciencia, mediante la celebración en el auditorio de la Hospedería Fonseca de la capital del Tormes de la novena edición de las Jornadas Investigadoras de Castilla y León, que cuenta con un total de 163 ponentes, incluidas la hematóloga María Victoria Mateos y la aspirante a astronauta Sara García, y más de 400 matriculados, y que se prolongará hasta mañana.

Así lo explicó la directora de las jornadas, Ana Belén Gil, quien insistió en la necesidad de incorporar a más mujeres a las carreras científicas. “Por lo que sea, a las mujeres no les gustan los perfiles de ingeniería o matemáticas, se van a perfiles biosanitarios y demás. Pero las empresas y el desarrollo y la evolución de la tecnología necesitan ese tipo de perfiles para que estén representadas todas las diversidades y sensibilidades necesarias para avanzar en el progreso de la ciencia”, afirmó en declaraciones recogidas durante el acto inaugural.

 

Susana Martín / ICAL . La hematóloga Maria Victoria Mateos y la biotecnóloga y astronauta Sara García, asisten al acto inaugural de las XI Jornadas Investigadoras de Castilla y León.

 

Por eso, la idea de este congreso es visibilizar la labor de las mujeres en investigación y “hacerla atractiva”, porque, según matizó, con “modelos o referentes” es más fácil atraer a estudiantes a este campo. Sin embargo, no supo precisar por qué se da esta falta de perfiles femeninos. “Nosotras somos investigadoras en distintos ámbitos, así que somos las menos indicadas para saber por qué otras mujeres no eligen estos perfiles. A nosotras nos gusta, entonces, nuestra labor fundamental es estar aquí y dar testimonio de que son perfiles muy aptos para las mujeres”, valoró.

Asimismo, Gil negó que exista un techo de cristal y afirmó que hay muchas salidas profesionales para las mujeres en estos ámbitos. “Las empresas tecnológicas y de desarrollo en investigación requieren muchos perfiles femeninos porque les falta ocupar esa parcela de diversidad que necesitan. Al contrario, tienen muchas dificultades para encontrarlos y los buscan porque las políticas de empresa lo que quieren es incorporar perfiles de todo tipo para incrementar lo necesario para trabajar en innovación. Las mujeres son fundamentales y no hay tantas como se requieren”, concluyó.

 

Las caras visibles

En cuanto a los referentes femeninos que impartieron las conferencias del día de apertura figuró María Victoria Mateos Manteca, investigadora clínica en Hematología y Hemoterapia en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca y en el Ibsal, presidenta de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia y recientemente reconocida como mejor investigadora clínica en mieloma del mundo, quien centró su discurso en tres pilares. “El esfuerzo, la colaboración, trabajar en un ambiente adecuado, y la mentorización, muy importante para que las jóvenes investigadoras no decaigan, continúen con su esfuerzo y, al final, todo el trabajo dé su fruto”, explicó.

Sobre le momento que atraviesa el perfil investigador desde el punto de vista laboral, Mateos se mostró optimista. “Se está avanzando, cada vez se está profesionalizando más la figura del investigador, fundamentalmente la del investigador básico, el que se dedica a la investigación traslacional. Ese es un punto de partida muy bueno y tenemos que ver a los largo de los próximos años el rendimiento que tiene esta profesionalizan, que seguro que es bueno. Y yo creo que los avances que se están produciendo son muy importantes, siempre buscando que la investigación tenga una aplicación clínica que llegue a la población y su impacto sea mucho mayor”, reflexionó.

 

 

En último término, se refirió a la importancia del ejemplo de mujeres, como ella, que han trascendido en profesiones científicas. “Ese es el motivo fundamental de mi presencia aquí. El camino no es fácil, siempre hay barreras profesionales, personases, familiares.. Pero una tiene que intentar vencerlas, buscarse un objetivo muy bien definido, rodearse de gente que te apoye y creer en tu objetivo, en tu principio, y al final se conseguirá”, apostilló.

Por su parte, Sara García Alonso, investigadora en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, recientemente seleccionada como miembro de la reserva de astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA), incidió en la necesidad de mostrar la labor investigadora en las mujeres. “Eventos como este son de una importancia crucial porque tenemos un talento femenino masivo y a veces el problema es que no se visibiliza. Aquí podemos compartir nuestra investigación con el público en general y eso es importante para poner en valor todo lo que somos capaces de hacer y el talento que hay”, declaró.

Sin embargo, tampoco supo explicar del todo la carencia de perfiles femeninos en ámbitos científicos. “Es algo que nos preguntamos. Yo desde niña sabía que me gustaba esto, la ciencia y la tecnología, y nunca me puse límites. Pero es verdad que no sé si por miedo, por inseguridad, por falta de referentes, por creerse menos capaces, por ciertos estereotipos, quizá no se animan. Y para nada hay carreras de hombres y de mujeres, hay que abogar por animarlas a conseguirlo y fomentar su curiosidad e interés”, reflexionó la astronauta reservista.

 

Las jornadas

Las Jornadas de Investigadoras de Castilla y León, organizadas conjuntamente por las cuatro universidades públicas de la Comunidad, Salamanca, Valladolid, Burgos y León, incoporan, como novedad de esta edición, a estudiantes del Bachillerato de Excelencia de Ciencias de Castilla y León que desarrollan un proyecto de investigación. En total, los 163 ponentes se distribuyen a través de 54 comunicaciones orales, 118 pósteres, entre ellos, 29 de alumnos de los BIE, y 20 comunicaciones flash.

Asimismo, el evento incorpora nuevos socios internacionales del ámbito iberoamericano, como la Universidad Vasco de Quiroga de México y dos centros públicos portugueses, el Instituto Politécnico de Coimbra y la Universidade do Minho. El objetivo de ello, según la Usal, es “incrementar la visibilidad de la mujer en el ámbito científico, a la vez que se potencia el intercambio cultural y el posible desarrollo de proyectos conjuntos”.

De esta forma, las Jornadas de Investigadoras de Castilla y León “se consolidan como uno de los mayores eventos científicos que se celebran anualmente en la Comunidad y como referente nacional”. Además, por primera vez se hacen coincidir con las actividades del 11 de febrero, declarado Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia.

Lo + visto

Hoy cyl