Conecta con nosotros

LLega la vacuna Pfizer a Palencia para los mayores de 90 años como esperanza para una vida más segura

LLega a la capital con un dispositivo de vacunación a pie y en coche para cerca de 1.200 mayores

Publicado

el

David Herrero / ICAL
Tranquilidad, seguridad y poder salir más. Estas premisas han sido hoy las más repetidas, tras la frase “solo es un pinchacito”. Las carpas ubicadas en la parte trasera del centro de salud de La Puebla, en la capital palentina, acogieron hoy el inicio de la vacunación para los ciudadanos de más de 90 años, para los que hay llamados cerca de 1.200 personas que residen en la ciudad, nacidas entre 1913 y 1931. A coche o a pie, desde las 9 horas la afluencia era masiva, con grandes colas de una forma u otra, pero todos con el mismo objetivo, que no es otro que poder obtener la inmunidad ante el COVID-19.

Rosalía lo ve “todo muy bien”. “Estos meses de la pandemia han sido duros, porque he salido poco. Me visitaba mi hija alguna vez y, de vez en cuando, mis nietos me daban un paseo por las afueras para evitar coincidir con mucha gente”. Por ello, espera la vacuna con ansia y muchas ganas. “Así tenían que hacer todos”.

Aun así, lanzó un mensaje para animar a todos aquellos reticentes a la vacunación. “Hay que ponérsela. Desde que fui pequeña me han vacunado para todo”. También tuvo hueco para los incumplidores, al pedir a toda la población, que “anda por ahí como no tienen que andar, que se cuide para así cuidar a los demás”

 

 

Nieves está un poco nerviosa, pero no tiene miedo a las vacunas. Hasta la llegada de la ansiada dosis, relata que ha pasado todo este tiempo en casa y sola, ya que a las medidas de seguridad y restricciones se sumó que su hija reside fuera de la capital. Lo único que pide es poder hacer una vida algo más normal, sin grandes sobresaltos, y conseguir un día a día tranquilo.

Casa y más casa. No es ningún secreto que los mayores han sido uno de los grupos de edad, si no el que más, que ha sufrido con más crudeza el impacto de la pandemia y de las consiguientes restricciones. “He estado en casa y en la finca y de ahí no he salido, salvo los domingos”, aclara Manuel, mientras aguarda su turno junto a unos familiares.

Igual que sus antecesores, no tiene ni una pizca de miedo al pinchazo, pero lo que sí desprende son ganas de ponerse las dosis, una vez que han llegado a Palencia. De igual manera se posiciona Teodulo, que se mostraba cansado de estar en su domicilio. Reconoce que no se lo pensó dos veces y decidió venir a hacer cola al centro de salud para poder recibir la vacuna que le aportará, si todo va bien, la deseada inmunidad.

 

 

 

Dosis y dispositivo

Las vacunas “son suficientes”, con una remesa de 1.250 para poder cubrir “cualquier contingencia que pueda presentarse”. “Siempre pedimos alguna dosis más por la existencia de alguna incidencia”, detalla a Ical la directora de Enfermería de Atención Primaria, Ludivina Izquierdo. No obstante, puntualiza que la población está controlada y se tiene un registro con la tarjeta sanitaria para tener marcada la afluencia máxima de hoy, aunque luego entran en juego la decisión de cada paciente o familiar a la hora de acudir.

En relación al ritmo, subraya que “se calcula una vacuna por minuto, ya que está cargada y el paciente está registrado”. Al final, el hecho de administrar la dosis es una actividad de enfermería “es muy sencilla”. El dispositivo está formado por cinco líneas, para atender a aquellos que vengan en vehículo, y otras cinco líneas más en la propia carpa para las personas a pie, con el trabajo de diez enfermeras en total. Además, se suma la participación de auxiliares administrativos para el registro de pacientes, añade.

 

 

Por su parte, la directora médica de Atención Primaria, Felisa Baños, afirma que, en el día de hoy, están llamados aquellas personas pertenecientes a los cuatro centros de las zonas básicas de salud de Pintor Oliva, Jardinillos, La Puebla y Eras del Bosque. Para ello, se ha configurado una ordenación por apellidos, de la A a la L (9 y las 11.30 horas) y de la M y la Z (11,30 a 14 horas).

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest