Conecta con nosotros

Los empleados públicos llevan sus movilizaciones a las calles de Castilla y León para exigir las 35 horas

Los sindicatos CSIF, CCOO y UGT advierte de que irán a la huelga el 6 de noviembre si la Junta no rectifica

Publicado

el

 

Los empleados públicos iniciaron hoy una serie de movilizaciones para exigir la aplicación de la jornada laboral de 35 horas a partir del próximo año con concentraciones frente a las delegaciones territoriales de la Junta en las capitales de provincia. En las protestas, los representantes de CSIF, CCOO y UGT advirtieron de que irán a la huelga el 6 de noviembre si el Ejecutivo autonómico no acepta reducir las horas de trabajo.

Asimismo, los dirigentes sindicales defendieron que la reducción de la jornada laboral, acordada con el anterior gobierno de la Junta de Castilla y León, es un derecho al que no renunciarán y tampoco aceptarán que se retrase su aplicación. Por ello, en caso de no hacerse efectivo, garantizaron que los empleados públicos estarán convocados a una huelga el próximo día 6 de noviembre, cuatro días antes de las elecciones generales.

En Valladolid, cientos de empleados públicos se concentraron en la calle Duque de la Victoria, frente a la Delegación Territorial, para exigir una jornada laboral de 35 horas, como había acordado en mayo. La protesta obligó a interrumpir durante algunos minutos el tráfico por esta vía del centro de la ciudad.

Además, representantes de CSIF, CCOO y UGT se reunieron con el delegado de la Junta en Valladolid, Augusto Cobos, durante una concentración en defensa de la jornada de 35 horas.

Igualmente, unas 150 personas protestaron en Ávila tras las pancartas ‘Junta de Castilla y León, cumple tus acuerdos, 35 horas ya’ y ‘Sanidad y educación, por nuestros derechos, por nuestra profesión’. “Iniciamos el otoño con la desagradable noticia de su incumplimiento”, subrayaron en el comunicado leído. “Los empleados públicos no podemos permitir que los acuerdos ya firmados se conviertan en papel mojado por el nuevo Gobierno de esta Comunidad, no se pueden cambiar las reglas del juego porque se modifiquen los jugadores”, denunciaron los sindicatos.

El secretario de Fesp-UGT, José Carlos Pajares de Frutos, aseguró que la postura del nuevo Gobierno de la Junta “no tiene sentido” y es “una mala forma de empezar la legislatura”. “No hay argumento ni motivo, no estamos pidiendo nada nuevo, sino que nos devuelvan algo que ya teníamos y que se eliminó por decreto en 2012”, subrayó, una medida que, recalcó, “lo único que va a hacer es fomentar el empleo en Castilla y León”.

Desde CSIF el presidente de la organización provincial, Alfonso Sánchez, explicó que en la reunión previa mantenida con el delegado de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández, les había “dado su apoyo” y habría prometido trasladar sus “inquietudes”.

 

Coherencia

En Burgos, decenas de empleados públicos de la provincia se concentraron frente a la Delegación Territorial de la Junta para exigir el cumplimiento de este acuerdo, firmado por el PP con los sindicatos CSIF, CCOO y UGT el pasado mes de mayo, cinco días antes de las elecciones municipales y autonómicas.

La presidenta provincial de CSIF en Burgos, Silvia Cámara, exigió que sean “coherentes” y que “cumplan aquello que han pactado”. “Las 35 horas son un derecho que corresponde a los trabajadores públicos ya, sin más excusas”, declaró, al mismo tiempo que consideró que el incumplimiento de este acuerdo es “un insulto a todos los empleados públicos”, 12.000 en Burgos.

 

En pie de guerra

En León, el presidente provincial de CSIF León, Hipólito Riesco, recordó que en este momento “se debería tener aplazado el horario de verano para los empleados públicos”, pero en las reuniones mantenidas con representantes de la Junta éstos las han abandonado, lo que es “una falta de respeto” ante la que insistieron en que “si el gobierno pretende que se le considere capaz de llevar la Comunidad a buen destino, debe cumplir con las promesas y los acuerdos firmados con los sindicatos”.

Riesco puso de relieve que se han convocado una serie de movilizaciones con las que “no se pretende poner en pie de guerra a toda la comunidad”, sino que “antes de llegar a la huelga el gobierno autonómico cumpla con sus compromisos”, ya que “aún se está en plazos y existen las posibilidades de llegar a acuerdos para que la jornada de 35 horas sea efectiva antes del 6 de noviembre”.

Por parte de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de UGT, Juan Miguel Martínez, cifró en 17.000 los empleados públicos a los que afectaría esta medida. Martínez señaló que con la concentración de hoy se inicia “un calendario de movilizaciones que concluirá el día 6 de noviembre con una huelga de todos los empleados públicos” que “no se merecen todo lo que la clase política está haciendo”.

También, la responsable de Sanidad y Comunicación de Comisiones Obreras en León, Mar Cano, explicó que con estas movilizaciones se trata de “defender la dignidad de los empleados públicos”, a los que “están mintiendo y pisoteando sus derechos”.

 

Malas perspectivas

En torno a 200 funcionarios públicos se concentraron hoy ante las puertas de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Palencia. Las protestas, que comenzaron en la acera, se trasladaron a la carretera, al cortar la avenida Casado del Alisal en dirección a la estación de Renfe.

El responsable de CSIF Palencia, Benjamín Castro, anunció que “están analizando la situación porque esto no deja de ser un pacto firmado, por lo que se convierte en una norma general una vez publicada”. Aun así, señaló que “la percepción no es buena”, dado que los consejeros dicen cosas diferentes en cada lugar, y recordó que “no se descarta ningún escenario”.

El responsable de CSIF solicitó que “esa voluntad que había en campaña electoral se tiene que demostrar con hechos”, ya que “con la Junta cuesta mucho sacar algo, más que con otras administraciones”, añadió. Por último, señaló que habría que preguntar a “Fernández Carriedo, que formaba parte del anterior gobierno, si tampoco está vinculado con estas demandas, ahora que es precisamente consejero de Hacienda”.

 

Cumplimiento del contrato

Unas 200 personas se concentraron frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora en respuesta a la convocatoria sindical para reclamar las 35 horas. Los manifestantes mostraron pancartas en las que se leía “Junta de Castilla y León: cumple tu acuerdo” y “Sanidad y Educación. Por nuestros derechos. Por nuestra profesión. ¡35 horas ya!”.

“Demandamos el cumplimiento de los acuerdos que están firmados desde el mes de mayo. Esto viene de atrás y hay un contrato entre las organizaciones sindicales y la Administración de que se cumpliría a partir del 1 de octubre y durante los meses de verano, implementar las medidas oportunas como el horario estival. Han incumplido y demandamos el cumplimiento del contrato”, señaló la presidenta provincial del CSIF de Zamora, Rosa María Herrero.

Lo + visto

Pin It on Pinterest