Connect with us

Los ‘morros’ más ricos de Torquemada (Palencia)

La localidad palentina pone por bandera a su pimiento autóctono, conocido por su gran tamaño y poseer una carne blanda y piel insignificante

Publicado

el

Con mucho morro. El preciado y autóctono pimiento de Torquemada, popular por sus cuatro ‘morros’, además de por su color, su sabor y su sensación crujiente en la boca convierte a Palencia en un referente de primera división de esta hortaliza perfecta para ser asada o para comer en fresco en ensalada, que cobra más protagonismo, si cabe, durante este fin de semana con la XVII Feria del Pimiento y sus 41 expositores.

Caracterizado por su tamaño, el peso, el grueso de la carne y, en mayor medida, el sabor, con una carne blanda y una piel insignificante que facilita su pelado. Aun así, esa última condición le hace también sensible en el campo, por lo que sufre con las altas temperaturas, la acción del sol o con el exceso de lluvia, detalla el director ejecutivo de Hortalizas Salus, Luis Ángel Valdespina.

Afirma que posee una hectárea de terreno con unas 90.000 plantas, pero la cosecha va a estar muy mermada por unas tormentas con pedrisco que tuvieron lugar al poco de plantar, con cifras lejanas a las habituales y que rondarán el 50 por ciento.

“Siempre decimos que nos conformamos con un kilo por planta, ya que es una variedad que da muy poco fruto, al ser muy grande en peso, pero con pocas unidades, aunque nunca conseguimos esa estimación media”. Algo que tampoco va a ocurrir este año con la disminución de la cosecha por la acción del clima, añade.

“Este pimiento se planta en mayo, pero a principios de junio, cuando la planta era muy pequeñita, se sufrieron unas tormentas que hicieron daño, al agujerear la hoja y retrasar su crecimiento”.

 

Brágimo / ICAL . José Luis Valdespina, de Hortalizas Salus, en una de sus plantaciones de pimientos en Torquemada (Palencia)

 

Además de ese granizo, el exceso de agua de esas tormentas “provocó un acogollamiento de la planta, lo que ha implicado que la misma haya tardado mucho tiempo en reaccionar”. Aun así, todo va por barrios, y hay diferencias entre una varias fincas de su propiedad, dependiendo la cantidad de agua y granizo que cayó en cada lugar.

 

Dureza del campo

Señala que este “es un cultivo muy tradicional y que está muy empeñados en una variedad autóctona de Torquemada”, la cual lleva asentada mucho tiempo, como ocurre con Luis Ángel Valdespina, que es la cuarta generación que se dedica a este tipo de cultivo.

Antes se dedicaban a la hortaliza y el pimiento cerca de 160 familias, pero la situación ha cambiado y, actualmente, el número ha descendido hasta tres, en el caso del pimiento, mientras que las hortalizas solo son trabajadas por la familia Valdespina, con más de 20 años de trayectoria en el ámbito.

Deja claro que no lo sabe a ciencia cierta, pero presupone que no tendrá relevo generacional en la saga del pimiento y la hortaliza, al “ser un cultivo excesivamente sacrificado, igual que lo puede ser la ganadería, aunque la gente no lo llegue a entender”.

 

 

Cambio climático

El responsable de Hortalizas Salus traslada que el clima ha cambiado mucho, dado que antes el pimiento no se quemaba como lo hace ahora. “El pimiento sufre mucho con mediodías de más de 40 grados, lo que hace que tanto las altas temperaturas como la acción del sol afecte a la hortaliza”.

“El cambio climático nos está perjudicando, pero el mercado tampoco acompaña”. “Se trabaja con precios de hace 30 años, algo que es repetitivo, pero que es la pura verdad”, puntualiza.

Valdespina está empeñado en sacar este cultivo con un tratamiento ecológico para evitar químicos, lo que es un problema. “Queremos que sea un valor añadido, pero, a día de hoy, es un trabajo añadido. Es mucho más difícil controlar las plagas, pero estamos en ello, para sacarlo lo más natural posible como siempre”.

De todas formas, aclara que este pimiento “es muy delicado y en el momento en el que tiene un problema, los productos químicos no son suficientes y no funcionan”. De ahí que prácticamente “no se hayan utilizado y se opte por esa línea natural y tradicional”. Es decir, usar productos con residuo cero para atajar problemas, asevera.

Lo + visto