Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
Padres separados denuncian la disparidad de criterios judiciales que les impide ver a sus hijos durante el confinamiento – HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

Padres separados denuncian la disparidad de criterios judiciales que les impide ver a sus hijos durante el confinamiento

Solicitan la unificación de criterios a nivel nacional, puesto que los Juzgados de Familia de Salamanca, Burgos y Palencia han suspendido el régimen de visitas mientras que en León y Valladolid se mantiene

Publicado

el

ICAL . El presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados, Juan Carlos López Medina

 

Más de una decena de padres separados de la provincia de Salamanca denuncian la existencia de disparidad en los criterios de los Juzgados de Familia para mantener o suspender los regímenes de visitas de los menores a los progenitores no custodios durante el confinamiento decretado por el Estado de Alarma para frenar la propagación del coronavirus COVID-19. Y es que, según la provincia en la que se encuentren, los padres no custodios están pudiendo ver a sus hijos los días que les corresponden según acuerdo o sentencia, como en León o Valladolid, mientras que en Salamanca, Burgos y Palencia se han suspendido los regímenes de visitas y los menores permanecen exclusivamente con el progenitor custodio, lo que genera un “claro agravio comparativo”.

Así lo explicita el presidente nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados (APFS), Juan Carlos López Medina, quien recuerda que el interés principal de los Juzgados de Familia debe ser “mirar por el bien del menor, siempre en su beneficio y no en el de los progenitores”, pero que, al no existir un criterio común a nivel nacional durante este periodo “excepcional” de confinamiento, la decisión sobre el régimen de visitas está dependiendo “de cada juez de familia, que están desbordados, y no pueden ver las circunstancias de cada progenitor, que es lo que se debería hacer”.

“Pero no se puede consentir que en provincias y ciudades más grandes, como Madrid o Barcelona, que cuentan con 8 o 10 jueces de familia, haya un criterio unificado y en Salamanca, con solo un juez, no se ponga de acuerdo y nos deje de la mano de Dios”, señala López Medina, quien culpa de una situación que “provoca daños” a la falta de un criterio unificado. Por ello, desde la Asociación nacional de Padres de Familia Separados, que cifra en más de una decena los progenitores afectados por esta disparidad de criterios en Salamanca, están preparando “algún tipo de documentación jurídica para que esto no se vuelva a producir y a los padres que se han quedado descompensados, con respecto a los días que debían pasar con el menor, se les pueda compensar este agravio”.

En ello también trabaja la abogada y presidenta de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Salamanca, Marta Bolívar, quien recuerda que el Juzgado de Primera Instancia número 8 de la provincia salmantina fue “de los primeros que sacaron sus criterios”, allá por el 19 de marzo, y que estos coincidían con los de un Juzgado de Familia de una ciudad más grande como Barcelona. Sin embargo, el juzgado de la ciudad catalana modificó posteriormente sus criterios, pasando de suspender los regímenes de visitas, como Salamanca, a “abogar porque se cumplan las sentencias”, algo que la abogada salmantina considera “lógico” puesto que el confinamiento por el Estado de Alarma “se está extendiendo mucho en el tiempo”.

Es por ello que la también socia fundadora de la Plataforma Familia y Derecho considera que “el Juzgado de Familia de Salamanca debe plantearse cambiar sus criterios”, poniendo como ejemplo, además del caso de Barcelona, la “disparidad y el agravio comparativo” existente entre los juzgados de Valladolid y Salamanca. Y es que en la ciudad del Pisuerga, “a apenas una hora de Salamanca”, se ordena “cumplir las resoluciones judiciales, efectuándose las entregas de los menores en las fechas fijadas para el intercambio”, a excepción de las visitas intersemanales que quedan suspendidas para “minimizar el riesgo de contagio y cumplir las medidas impuestas” por el Estado de Alarma.

Pero la resolución del Juzgado de Familia de Valladolid se repite “en la mayor parte de los juzgados de familia del país”, que en un porcentaje “cercano al 75 por ciento” se han pronunciado “a favor del cumplimiento del régimen de visitas” para respetar “los derechos del menor” y evitar que “alguna de las partes aproveche la situación para impedir las relaciones paterno-filiales”. Y es que el único criterio que para Bolívar puede justificar la decisión del Juzgado de Familia de Salamanca es “el miedo al contagio” en el intercambio del menor. Un riesgo que, sin embargo, “no existe en la mayoría de los casos” puesto que los progenitores, custodios y no custodios, solo estarían autorizados a desplazarse “hasta el domicilio del otro progenitor para recoger al menor”. En cualquier caso, la petición mayoritaria de padres y abogados es, según Bolívar, “que haya un criterio unánime” porque “el interés del niño es el mismo en todos los sitios”.

 

“Humanidad” frente al “sufrimiento innecesario” del menor

Y, en el medio de esta situación, se encuentran los progenitores no custodios, padres y madres que, en el caso de provincias como Salamanca, Burgos o Palencia, llevan más de un mes sin poder ver a sus hijos. Tal es el caso de Miguel Rodero, que señala que “es difícil hacer entender a un niño que su padre o su madre puede ir a trabajar o a la compra pero que no puede ir a verle durante los 33 días que llevamos ya de confinamiento”. Y es que aunque Rodero reconoce que “la Sanidad siempre es una prioridad”, esta debe ir “de la mano de la humanidad”, por lo que considera que “igual que hay excepciones al confinamiento como para pasear a las mascotas, también debería estar entre esa excepcionalidad que los niños mantengan contacto directo con sus dos progenitores”.

 

ICAL . La abogada salmantina Marta Bolívar, especializada en Derecho de Familia

 

Además, Rodero advierte que dejar paralizada la ejecución de las sentencias, que es lo que al final supone la orden de suspender el régimen de visitas de los menores, se sitúa como “un mal precedente” porque “va a generar una lluvia de demandas posteriores” por parte de los progenitores no custodios para recuperar los días en que no han podido estar con sus hijos. Esto tendrá como consecuencia, por un lado, la generación de “muchas tensiones en las familias” y, por otro, supondrá un “tapón judicial” de casos en los juzgados que los progenitores no custodios temen que “acaben en un cajón por no poder darle salida”.

“Todo esto sería totalmente subsanable si el Juzgado de Familia de Salamanca emitiera ya una nueva resolución para permitir que se cumplan las sentencias y acuerdos, y los menores pasen al menos un fin de semana de cada dos con sus padres no custodios, como pasa en la mayoría de provincias”, contempla Rodero, que relata que “duele mucho ver que, si en lugar de ser ciudadanos de Salamanca, lo fuéramos de Barcelona, estaríamos viendo a nuestros hijos cuando corresponde”.

En la misma situación se encuentra Antonio (nombre ficticio para preservar la intimidad de su hija), que lleva ya más de un mes sin poder ver a la pequeña de cinco años, y a quien además se le une la distancia por encontrarse esta con su madre en Madrid. Sin embargo, su caso de separación y custodia se llevó a cabo en el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Salamanca, lo que hace que, debido a la disparidad de criterios entre la capital de España y la ciudad salmantina, ahora no pueda ver a su hija. “Se está produciendo un agravio comparativo no ya solo con otras Comunidades Autónomas, si no con otras provincias como Valladolid”, explica este padre, que recuerda que “entre el 70 y el 80 por ciento de los Juzgados de Familia ordenan respetar las sentencias, pero aquí se suspenden a no ser que haya acuerdo entre las partes, lo que está generando más problemas de los que pretende resolver”.

En ese sentido, Antonio apela a seguir el criterio del Consejo General del Poder Judicial, que ha propuesto “medidas para modular o alterar los regímenes de visita, de manera que se respeten los tiempos marcados por las sentencias sin necesidad de poner en riesgo de contagio ni a los menores ni a sus progenitores”. Sin embargo, es un criterio orientativo y no una orden, que entra en colisión con la decisión del Juzgado de Familia de Salamanca, y que provocará, en opinión de este padre, que cuando acabe el Estado de Alarma “se sobrecargue el Juzgado con demandas de los progenitores no custodios agraviados”. Por ello pide, como el resto de padres que no están pudiendo ver a sus hijos, que el juzgado salmantino de familia “resuelva esta situación antes de que sea cada vez más crítica y que el perjuicio a los menores, los verdaderos damnificados de esta situación, sea cada vez mayor”.

De hecho, este padre explica que, en su caso particular, y cada vez que mantiene una comunicación telemática con su hija, observa que “la niña está irritable y se enfada con facilidad, acusa el encierro y la imposibilidad de verme, porque cada vez que la llamo muestra su tristeza por no poder estar conmigo”. Es por ello que Antonio considera que la resolución del Juzgado de Familia de Salamanca “está generando sufrimiento, en los padres que no podemos estar con nuestros hijos pero también en los menores, que es de quienes tiene que asegurar su bienestar”, y por ello pide al juzgado salmantino que “evalúe inmediatamente la eficiencia de la decisión tomada y cambie, para generar el menor impacto posible en los menores durante el confinamiento”.

Lo + visto