Conecta con nosotros

El TSJ condena a un hombre de Palencia a 11 años de prisión por abusar sexualmente y amenazar a su mujer y aumenta a 13 años la orden de alejamiento

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirma la sentencia de la Audiencia Provincial de Palencia del pasado mes de enero

Publicado

el

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) confirmó la sentencia de la Audiencia Provincial de Palencia que condenó a once años de prisión a un hombre como autor responsable de los delitos definidos de amenazas (dos años) y abuso sexual (nueve años) a su mujer. Además, estimó parcialmente el recurso de la Fiscalía y aumenta hasta 13 los años de prohibición de aproximación y comunicación con la víctima, según la información facilitada por el Gabinete de Comunicación del TSJ.

La sentencia, en la que los magistrados aprecian el agravante de parentesco y de género, no es firme y cabe recurso de casación por infracción de ley y por quebrantamiento de forma, que podrán prepararse en la misma Sala dentro de los cinco días siguientes al de su última notificación. Además, la sentencia impone las costas al condenado, incluidas las de la acusación particular.

Los hechos se remontan a las 21 horas del día 9 de septiembre de 2017, en el domicilio conyugal en Palencia, donde “el acusado mantuvo relaciones sexuales con acceso carnal con su esposa en contra de la voluntad de ésta y considerando que por ser mujer tenía derechos sobre ella. Poco después, la mujer remitió varios mensajes de texto telefónicos a una amiga indicándole que el hombre quería matarla”.

De esta forma, “la víctima en ningún momento medió consentimiento a mantener relaciones sexuales con su esposo, por lo que el acusado atentó contra la libertad y la indemnidad sexual de la denunciante y como es manifiesto la libertad sexual no se limita o se restringe por el hecho de que la mujer fuera la esposa del acusado”.

Después del acto sexual no consentido y de que la víctima se fuera a su dormitorio, el acusado “mantiene una actitud de intimidación hacia la víctima que la hace temer por su vida. Así la agarra del cuello, exhibe un cuchillo de 20 centímetros que había afilado y la intimida gravemente”.

Este hecho, además, “fue el detonante de que saliera a la calle dando gritos para pedir auxilio y llamara a la Policía; y ello sin olvidar que ya en 2015 fue condenado el acusado por haber agredido a su esposa con un cuchillo; lo que causó especial temor a la mujer y temió de modo efectivo por su vida”, ratificó la sentencia.

Lo + visto

Pin It on Pinterest