Conecta con nosotros

Los enseres que dejaron atrás los Erasmus

Tres estudiantes palentinos esperan poder regresar a sus casas en el extranjero para recuperar ropa y objetos que dejaron tras la vuelta apresurada a España por el coronavirus

Publicado

el

A casa y sin los bártulos a cuestas. Ese es el panorama en el que se encuentran cientos de alumnos de Erasmus en la Comunidad, entre los que se localizan tres palentinos, que tuvieron que regresar a España antes de que sus respectivos países de estudio cerrasen las fronteras por la crisis sanitaria del COVID-19. Sanos y salvos, pero sin la mayoría de objetos y enseres personales, los cuales tuvieron que dejar al creer que el escenario no se prolongaría en demasía.

 

ICAL. La estudiante palentina de Educación Primaria de la UVa, Berta Pérez, vive en Padua (norte de Italia)

 

Es el caso de la estudiante palentina de Educación Primaria en la Universidad italiana de Padua, Berta Pérez, quien explica a la Agencia Ical que tiene pensado regresar, ya que lleva mirándolo desde hace tiempo, más todavía al saber que van a abrir la opción de viajes en Italia, donde su idea es volver tras terminar los exámenes. Destaca que la Universidad no ha dado más ayudas que dejar el Erasmus y cursar el segundo cuatrimestre en España.

Por su parte, en relación a las soluciones del Consulado para poder recuperar los objetos dejados por las prisas, detalla que otros compañeros se pusieron en contacto con el servicio diplomático, pero les aseguraron que “no había forma para volver”.

Aun así, Pérez reconoce que más tarde se enteraron por otras fuentes que hubieran podido viajar, tanto por vía terrestre como marítima, a través del justificante de los estudios y el contrato domiciliario. Por lo tanto, les ofrecieron “muy pocas soluciones”. Para aclarar estas situaciones vividas por diversos alumnos de la Comunidad, desde la Agencia Ical, tras ponerse en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores, no se ha recibido contestación alguna hasta la fecha.

 

Más gastos

No obstante, “por necesidad”, puntualiza que una compañera que permanece en Padua ha guardado parte de su ropa en una maleta, a través de una empresa, que la ha traído a Palencia, aunque sigue teniendo muchas más cosas en Italia. Todo ello con “dinero gastado de su bolsillo”.

 

ICAL . Iván Fernández, estudiante palentino en la Universidad de Pisa (Italia)

 

Respecto al piso, aclara que ha tenido “suerte con su casera al ser muy amable”, ya que los cinco inquilinos de la vivienda se han beneficiado de una rebaja del 30 por ciento en el precio. Algo que “ha ayudado mucho al ahorrar en gastos hasta finalizar el contrato en el mes de agosto”.

En el ámbito educativo, el panorama es “un poco lioso”, a partir de contenidos online. Comenta que los seminarios o laboratorios, conformados por varias personas durante tres días, son “mucho más complicados al no tener contacto con sus compañeros”.

Además, si surge alguna duda tiene que dirigirse directamente a la profesora, quien “no siempre contesta”. “Es un poco caos”, al tener que centrarse en buscar todo por su cuenta. Los exámenes se realizarán vía online, de igual manera que se está desarrollando todo en España, pero comenzarán a mediados de junio, traslada Pérez.

 

Con ropa olvidada

“Tengo aún ropa allí. Personalmente, no he hablado con nadie, pero otros compañeros sí y no han recibido respuesta”. Así manifiesta el estudiante palentino de Erasmus en Pisa, perteneciente a la Universidad de Valladolid (Uva), que cursa el Máster de Bioseguridad y Calidad Alimentaria, Iván Fernández, la situación que viven muchos alumnos tras regresar de manera apresurada a España tras la crisis del coronavirus.

Aclara que al no haber vuelos la situación “está complicada”, aunque argumenten que justificando la residencia puedes ir, pero “buscándote la vida, ya sea en coche o de otras maneras”. Respecto a su domicilio en la ciudad italiana, Fernández afirma que su contrato se extiende hasta el mes de julio, por lo que el casero “no ha perdonado ninguna mensualidad, además de tener el dinero de la fianza”.

 

ICAL. Carlos Arija, estudiante palentino en la Universidad de Messina (Italia)

 

El estudiante reconoce que intentó concretar alguna manera o llegar a un acuerdo para pagar menos, pero sin éxito. Por tanto, asegura que tiene pensado viajar en julio a su segunda casa durante este año para, al menos, recoger la ropa que tuvo que dejar allí. Por su parte, en el ámbito educativo, puntualiza que la UVa se puso, en un primer momento, en contacto con ellos, donde todas las clases del Erasmus se siguen vía online.

En la misma línea responde Carlos Arija, otro estudiante palentino de Erasmus en la Universidad de Messina, en Sicilia, de la mano del Grado de Marketing e Investigación de Mercados, quien apunta que dejó en el piso italiano bañadores, alguna sudadera y ropa de verano, aunque no demasiada, dado que pensaba que la situación “no iba a durar tanto tiempo”, al coger el último vuelo hacia España antes que cerrasen las fronteras a principios de marzo.

Detalla que “no tiene claro” cuando va a regresar, aunque su intención es recuperar sus enseres y poder despedirse en cuanto abran las fronteras, con “una supuesta apertura de Italia para los vuelos a partir de junio”. En lo relativo al alquiler del domicilio, Arija comenta que está en contacto con la casera para solucionar los aspectos del mismo al no estar usando la estancia.

Lo + visto

Pin It on Pinterest