Conecta con nosotros

Renault plantea un nuevo ERTE hasta finales de año por la falta de componentes electrónicos

La marca solicita 40 jornadas de parada para Carrocería Montaje y DDCC y 17 para Motores, en Valladolid, y 61 para la planta de Palencia

Publicado

el

La compañía Renault planteó hoy a los sindicatos un nuevo expediente de regulación de empleo (ERTE) para sus plantas de Castilla y León, de aplicación desde el 1 de agosto hasta el 31 de diciembre de 2021. La causa que motiva este expediente es la falta de componentes electrónicos.

La multinacional automovilística francesa solicita 40 jornadas de parada para toda la plantilla de la Factoría de Carrocería Montaje y DDCC y 17 para la de Motores, en Valladolid, y 61 para los trabajadores de la planta de Palencia.

La aplicación del ERTE se realizará una vez agotados los descansos por bolsa y herramientas de flexibilidad del convenio colectivo, todo ello motivado por “las bajadas productivas de nuestra factoría y la crisis de los semiconductores”.

Los sindicatos y la Dirección del Grupo Renault España Sociedad Anónima (GRESA) se volvieron hoy a sentar alrededor de una mesa para negociar un nuevo ERTE por causas productivas para las plantas de la Comunidad, ya que en el mes de septiembre se agota el que negociaron el pasado mes de abril

La Comisión Negociadora para la negociación de un nuevo ERTE por causas productivas se constituyó hoy en las oficinas centrales de Valladolid. “En estos momentos continúa la penuria de falta de componentes eléctricos, que se alarga en el tiempo siendo necesaria más días de parada hasta finales de año”.

CCOO lamentó esta situación porque “no es un problema estructural sino coyuntural de Renault y del sector del auto”, que no han generado los trabajadores. “Analizaremos con responsabilidad esta situación, pero exigimos esa misma responsabilidad a la Dirección de la empresa para buscar un acuerdo beneficioso para ambas partes”, señalan las personas que integran la sección sindical de CCOO en GRESA.

UGT recordó que la empresa “tiene que agotar las medidas de flexibilidad acordadas, en aquellos sectores productivos dónde aún no se ha agotado, tanto en los contadores colectivos como en los individuales de la bolsa, antes de aplicar ERTE a los trabajadores” y precisó que los saldos de la bolsa tienen que llegar a -40.

Trabajadores Unidos (TU) constató que “la falta o no de piezas es una mala gestión de la previsión de la empresa” y denunció que “mientras muchas personas estamos afectadas en ERTE, hay un abuso claro y evidente de prolongaciones de jornada, horas extras e incluso nuevas contrataciones”.

Por último, CGT planteó una alternativa a la aplicación del ERTE, a través de la activación del “plan social” pactado en convenio, que establece una serie de medidas de carácter voluntario que “podrían evitar su aplicación”. Algunas de estas medidas consisten en excedencias voluntarias de dos a cuatro años con una indemnización de 0,20 años de salario bruto por cada año de excedencia, o una reducción voluntaria del 50 por ciento del tiempo de trabajo percibiendo un 60 por ciento del salario, explican desde el sindicato.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest