Conecta con nosotros

La Colección Gerstenmaier de pintura flamenca ‘De Rubens a Van Dyck’ luce ya en el Museo Casa Lis de Salamanca

La exposición permanecerá en el Museo hasta el 19 de mayo de 2020 y contará con un ciclo musical en vivo en colaboración con el Conservatorio profesional de música

Publicado

el

David Arranz / ICAL . El Museo Art Nouveau y Art Decó – Casa Lis de Salamanca acoge la inauguración de la exposición ”De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la colección Gerstenmaier”. Al acto acudieron entre otros el alcalde, Carlos García Carbayo y el propietario de la colección, Rodolfo Gerstenmaier

 

La exposición ‘De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gerstenmaier’, luce a partir de hoy en el Museo Art Nouveau y Art Déco de Salamanca. Esta muestra del coleccionista Hans Rudolf Gerstenmaier, inaugurada esta mañana, permanecerá en La Casa Lis hasta el 19 de mayo y contará con un ciclo musical en vivo en colaboración con el Conservatorio profesional de música. Se trata de una recopilación de más de 50 obras de autores como Pieter Paul Rubens, Anton Van Dyck, Jan Brueghel El Viejo, Martin de Vos, Jan Brueghel de Velours y Gaspar Pieter Verbruggen, entre otros. Se podrán visitar de lunes a viernes entre las 11 y las 20 horas de manera ininterrumpida.

Como novedad, las salas que acogen esta exposición se convertirán en el escenario de un ciclo de música barroca en vivo, del que podrán disfrutar todos los visitantes mientras recorren la muestra. Los breves conciertos que tendrán lugar en el Museo se realizarán a partir del 3 de marzo durante dos tardes a la semana, a las 17 horas.

 

 

En el acto de inauguración participaron el Alcalde de de la ciudad y Presidente del Patronato de la Fundación Manuel Ramos Andrade, Carlos García Carbayo, que destacó “la belleza singular” de este espacio con motivo de la exposición. Asimismo, el propio coleccionista, Hans Rudolf Gerstenmaier, animó a “disfrutar detenidamente” la profundidad de las obras que con “tanto mimo” ha recopilado, junto a él también estuvieron presentes la comisaria Marisa Oropesa y el director del Museo Casa Lis, Pedro Pérez Castro, además de representantes de distintas instituciones salmantinas, quienes después de una visita guiada a la muestra disfrutaron de un concierto de música barroca. Con esta actuación se dio comienzo al ciclo musical que se desarrollará semanalmente en las salas de la exposición.

 

La exposición

‘De Rubens a Van Dyck’ con la que se abre el programa de actividades del XXV aniversario del Museo Casa Lis traza un recorrido a través de la pintura flamenca que abarca desde el siglo XV hasta principios del XVIII. A través de más de medio centenar de obras, se apreciarán las principales características de esta pintura en la que destaca el uso de los colores brillantes, la luz, las escenas que remiten al paisaje estereotipado y el equilibrio de los personajes. Este elenco pictórico se presenta en Salamanca gracias a “la pasión por el arte y el coleccionismo” que siente Hans Rudolf Gerstenmaier, como él mismo expresó, de quien proceden los fondos que se exhiben en la Casa Lis. Gerstenmaier expresó su “ilusión y emoción” por volver a España y traer hasta la Casa Lis sus obras, que “han funcionado muy bien” en el resto de países y ciudades españolas por las que ha viajado la muestra.

Los visitantes podrán apreciar los diferentes géneros que abordaron los artistas de la escuela flamenca, entre los que destacan las obras de carácter religioso, mitológico, retratos, así como el paisaje característico del arte flamenco del siglo XVII, sobresaliendo en los artistas de Flandes, el juego de luces y sombras. Además, se ha otorgado importancia al bodegón o naturaleza muerta, género relegado a un papel secundario durante siglos.

 

 

En esta recopilación destaca también la pintura de flores, afición que se había despertado en Europa a finales del siglo XVI con la importación de flores exóticas de Oriente Próximo, Asia y América. Muchas de estas composiciones consistían en guirnaldas que decoraban escenas religiosas. Generalmente, las obras de este tipo eran regalos para los gobernantes y los representantes de la Iglesia. También podían decorar capillas privadas de la nobleza y destacadas sacristías de algunas órdenes religiosas, ya que algunas de las fuentes de inspiración para estos artistas eran el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Con esta exposición, además de mostrar la maestría de los pintores flamencos, se establece un vínculo entre la decoración de las viviendas de la burguesía como la Casa Lis y la pintura flamenca.

Asimismo, se presenta una cuidada selección de grabados con la que se demuestra que los flamencos “eran unos grandes maestros en el dominio de esta técnica”. Un ejemplo es la serie ‘Iconografía de hombres ilustres’, de Anton van Dyck, que muestra la democratización del retrato al que tenían acceso un mayor número de grupos sociales.

Lo + visto

Pin It on Pinterest