Conecta con nosotros

El turismo rural y activo de Segovia, preparado para vivir “un verano mejor que otros”

Las reservas para los meses de julio y agosto se acercan ya al 40%

Publicado

el

El presidente de la Asociación Turismo Rural y Activo de Segovia, Domingo Asenjo, afirmó que las previsiones apuntan a que “va ser un verano mejor que otros” para el sector que vio como se cancelaban todas las reservas y eventos por la declaración del estado de alarma y todo se quedó “a cero”. La provincia de Segovia se prepara para aprovechar un verano en el que se buscarán “vacaciones de interior, de proximidad”. Asenjo calculó que, para julio y agosto, las reservan están entre un 35 y un 40 por ciento.

 

Fotografías cedidas por la Asociación / ICAL . La Asociación de Turismo de Segovia muestra su amplia oferta. En la foto, las Hoces del Río Duratón

 

“Se reservan y se confirman en muchos de los casos”, señaló Domingo Asenjo, siendo las más demandadas las casas rurales en alojamiento completo y que tengan jardines grandes, con mucho espacio pensando en pasar mucho tiempo dentro del recinto, además de hacer las reservas por periodos de tiempo más largos, que en periodos estivales anteriores.

Además, hay mucha demanda de piscinas, lo que sorprende a los propietarios de alojamientos de turismo rural de la provincia de Segovia. “Te preguntan por la piscina cuando, en este sector en Castilla y León, habrá más o menos un diez por ciento de alojamientos que se puedan alquilar con piscina”, sostuvo Domingo Asenjo.

Para el presidente de este colectivo, aún está por llegar el último empujón de reservas, que dependerá de cómo transcurran los últimos días de este mes, en cuanto a la evolución del coronavirus una vez que se inicie la movilidad total entre territorios. En su opinión, si las cosas siguen tranquilas y controladas, sin que se produzcan rebrotes, serán muchas las familias y los grupos que se animen a buscar dónde pasar unos días de vacaciones. Lo que sí han notado es que desde la Comunidad de Madrid, “de momento va despacio”.

Lo que ocurra con el final del estado del alarma y las primeras semanas de la llamada ‘nueva normalidad’ marcará el desarrollo de la actividad del turismo rural y activo porque todavía, advirtió Asenjo, “puede hacer mella la desconfianza y el miedo al rebrote”, aunque el sector está convencido de que será un verano mejor que otros.

 

Fotografías cedidas por la Asociación / ICAL. La Asociación de Turismo de Segovia muestra su amplia oferta. En la foto, una torre iluminada por la noche en Ayllón

 

Un buen termómetro de que la situación mejora es que muchos de los socios ya tienen cerradas todas las fechas para los meses de julio y agosto y, ante la demanda y peticiones recibidas de posibles clientes, pone esta información al servicio de sus compañeros a través de su grupo de Whatsapp. “Llevamos unos diez días ofreciendo alternativas porque hay mucha gente que ya la tiene alquilada para esas fechas”, subrayó.

 

Una provincia atractiva y segura

Generar confianza y seguridad es “cosa de todos”, en opinión de Domingo Asenjo, que viene reclamando en reuniones con la Diputación y la Junta, hacer todo lo posible para dar esa seguridad a los propietarios y clientes de sus negocios ante el coronavirus, así como en los territorios y en los monumentos y espacios naturales que se abran al público. “Que se sepa que se cuida, que hay un protocolo, que se controlan los accesos y los aforos, por ejemplo en un lugar muy visitado como el Parque Natural de las Hoces del Duratón”, argumentó.

Para la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia también es fundamental que este verano, marcado por estancias más largas de los visitantes, se les ofrezca una atención sanitaria adecuada que ayuda a genera esa imagen de provincia segura frente al COVID-19, abriendo todos los consultores médicos locales.

Asenjo detalló que para un fin de semana, nadie piensa que le vaya a hacer falta hacer uso del médico pero si estás una temporada larga, hay clientes que pregunta por cómo tramitar los papeles para poder ir acudir al centro. Para este sector, la iniciativa privada y las administraciones públicas tienen una oportunidad, este verano, para crear “fidelización” entre la gente que ha venido poco o nunca, dando una buena imagen de territorio y por sus servicios.

 

Fotografías cedidas por la Asociación / ICAL. La Asociación de Turismo de Segovia muestra su amplia oferta

 

Partir de cero

El sector empezó a ver la luz al final del duro túnel de la crisis generada por la pandemia en mayo, cuando los diferentes territorios comenzaron a pasar por las fases de la desescalada, se registró un buen número de personas que empezaron a llamar y escribir interesadas en planear unas vacaciones de interior en alojamientos rurales.

Los meses anteriores fueron muy duros. “Tuvimos una anulación de todo lo que había, lo mucho o poco que había para eventos o bodas para junio, julio y agosto todo se anuló. Se quedo todo a cero, se tuvo que devolver señales y todo fue un proceso que para la gente que es profesional de ésto fue un palo muy duro”, sentenció Asenjo.

Según los datos de la Junta de Castilla y León, correspondientes a 2019, la provincia de Segovia, contaba con 473 alojamientos de turismo rural, con 4.301 plazas, con incrementos del 2,6 y el 2,8 respectivamente en relación a los datos de 2019.

Lo + visto

Pin It on Pinterest