Conecta con nosotros

Un pionero segoviano en la edición de libros escolares

Casa Hernando, fundada por don Victoriano de Aldeanueva de la Serrezuela, se preocupó por la ortografía y la caligrafía de los niños

Publicado

el

ICAL. Casa Hernando, fundada por don Victoriano de Aldeanueva de la Serrezuela, se preocupó por la ortografía y la caligrafía de los niños

 

La historia y el legado de Victoriano Hernando y Palacios (1783-1866) no pasa desapercibida para sus paisanos de la pequeña localidad de Aldeanueva de la Serrezuela, al norte de la provincia de Segovia, dedicando el salón de plenos del Consistorio a recordar a este niño pastor que se convirtió en maestro y después fundó la que está considera como primera editorial en España de libros escolares, la Editorial o Casa Hernando.

‘Editorial Hernando, primera editorial de textos escolares de España’, cuyo fundador, padres y abuelos nacieron en Aldeanueva de la Serrezuela, que a día de hoy tiene menos de 50 habitantes censados, es el título de la investigación de la maestra y licenciada en Ciencias de la Educación por la Uned, Pilar Antón Puebla.

Según sus investigaciones, don Victoriano siempre tuvo muy presente a su pueblo natal ya que, allá por 1866, en el mismo lugar que hoy ocupa la Casa Consistorial, sufragó un edificio que la revista ‘Anales’ describió como un inmueble de dos plantas y apropiadas dimensiones, destinado en su parte baja para Escuela y en la alta para las sesiones del Ayuntamiento.

Hace 14 años, coincidiendo con el 140 aniversario del fallecimiento de Victoriano Hernando, se inauguró la exposición permanente que presta especial atención al fundador de ‘Casa Hernando’ y los diferentes períodos la editorial, que tuvo su sede más conocida en el número 11 de la céntrica calle Arenal de Madrid, hasta su cierre en 1985, en el que la familia Perlado, heredera de los Hernando, abandonaron la empresa y se dedicó a otras actividades “al margen de las estrictamente laborales”, según se recoge en la guía de esta exposición.

Para la docente e investigadora Pilar Antón, el segoviano Victoriano Hernando forma parte del trío de editores castellanos y leoneses pioneros en la edición escolar junto con los burgaleses Santiago Rodríguez, que fundó su empresa en 1849, y Calleja que lo hizo en 1876. “Victoriano fue maestro, poeta, autor de manuales escolares y un benefactor para sus vecinos. Abogaba por la ortografía natural y destacaba el poder de la voluntad y el esfuerzo”, resume en sus escritos.

A través de diferentes expositores se da conocer, en sus textos originales, el material publicado en cada uno de los periodos editoriales hasta un total de seis, mientras que, sobre los armarios se encuentran entre otros documentos originales. Toda la información sobre la figura del editor, el museo de Aldeanueva de la Serrezuela, las exposiciones temporales están recogidas en su web https://pilarantonpuebla.wixsite.com/editorial-hernando.

 


ICAL . Casa Hernando, fundada por don Victoriano de Aldeanueva de la Serrezuela, se preocupó por la ortografía y la caligrafía de los niños

 

Pastor, maestro y editor

Un didáctico paseo por la vida de este niño pastor, criado en distintas localidades de Segovia y Valladolid, que fue profesor de la hijas y paje de un Oídor de la Audiencia en Valladolid. Con esta familia se trasladó a Madrid con el objetivo de llegar a ser: maestro de niños, en una fecha clave para la Historia Española, 1808, el inicio de la Guerra de la Independencia.

Con las preciosas ilustraciones de Antonio Prieto, hace nueve años, se publicó por la Obra Social y Cultura de Caja Segovia, el libro ‘Victoriano Hernando para niños’, con textos de Pilar Antón y dedicado a los niños de Aldeanueva de la Serrezuela y el colegio público ‘San José’ de Segovia, cuya biblioteca escolar lleva el nombre de Victoriano Hernando y Palacios.

Una curiosa publicación, escrita en primera persona, en la que el editor recuerda los muchos problemas que tuvo tras el triunfo del rey Fernando VII para conseguir la homologación de su título como maestro, que obtuvo en 1815.

Le preocupaba mucho la calidad del papel pautado y acabó adquiriendo una imprenta “rudimentaria” y mejoró tanto el método que los pedidos para la escuela y los libros de comercio eran cada vez mayores, hasta que, en 1828, adquirió un local en la calle Arenal para almacén de papel y venta de algunos libros, pasándose al sector de la impresión adquiriendo varias máquinas y la impresión de su primera novela ‘La mujer sensible’. Así nació Casa Hernando.

Fue tesorero de la Academia Literaria y Científica de la Instrucción Primaria, donde siempre mostró a sus compañeros y colegas su preocupación por la Ortografía, “por la letra”. Hacer más fácil y digerible la Ortografía a los niños, llevó al editor y maestro segoviano a escribir ‘Impugnación Razonada a la Academia’, en verso y diálogo para facilitar el estudio de la Gramática. “Además para que aprendieran una buena caligrafía, escribí una colección de muestras de Letra Bastarda Española’.

En las revistas que editó, Victoriano Hernando mostraba sus reflexiones y preocupaciones sobre los métodos de enseñanza. Escribió: “Pero enseñar a escribir. En quince días tan solos. Como aseguró un francés por cierta mira. Es mentira”, mientras que alabó la Educación de los más pobres, que él mismo ejerció: “¡Casa de Beneficencia. Que acoges al desvalido. Le das sustento y vestido. Y además la suficiencia”.

Casi dos décadas después de su fundación, la Editorial Hernando abarcaba obras de muy variados géneros, destacando por encima de todo las de Educación, como silabarios, aritméticas, caligrafías, ortografía, historia o gramática.

 


ICAL . Casa Hernando, fundada por don Victoriano de Aldeanueva de la Serrezuela, se preocupó por la ortografía y la caligrafía de los niños

 

Sus herederos

Antes de morir su primera esposa, como no tenían hijos, hicieron testamento a favor de sus sobrinos Francisco Parra Hernando, que falleció muy joven, y Gregorio Hernando Merlo. Con su segunda esposa, el editor tampoco tuvo descendencia, que falleció días, en 1883, días antes de cumplir los y, tras su muerte, en 1866, unos días antes de cumplir 83 años. La empresa pasó a tener el nombre de su heredero ‘Gregorio Hernando’, que años más tarde, se asoció con sus parientes Eugenio Páez, Claudio Perlado Melero y Atanasio Perlado Hernando.

Galdós y otros grandes nombres

La editorial recibió en 1882 el encargo de publicar las Actas del Primer Congreso Español de Pedagogía, a cargo de la Sociedad Fomento de las Artes. Para la autora de este trabajo, Eugenio Páez fue que llevó a la editorial a sus máximas cotas de éxito. Benito Pérez Galdós publico sus obras con la Casa Hernando, del que llegaron a ser sus administradores en exclusiva.

La Biblioteca Virtual ‘Miguel de Cervantes’ recoge los términos del contrato firmado por los sucesores de Hernando con Pérez Galdós, en 1904 y que durará hasta el 31 de diciembre de 1907. En su punto cuarto dice: “ Tanto por las obras que se reimpriman como por las nuevas que en adelante se publiquen, los Sres. Perlado, Páez y Cia. suscribirán en el acto del recibo de la edición un documento que acredite su entrega y que sirva de base para las inmediatas liquidaciones”.

Otro asiduo de la editorial fue el Premio Nobel Santiago Ramón Cajal, con títulos como ‘Manual de Histología normal y técnica micrográfica’. Otros ilustres de las primeras décadas del siglo XX fueron Jacinto Benavente y José Echegaray. Entre sus obras editadas más conocidas se encuentra ‘La Enciclopedia Escolar’ y ‘El Quijote para niños’.

Lo + visto

Pin It on Pinterest