Conecta con nosotros

El Instituto de Biomedicina de la ULE avanza en la lucha contra el cáncer de hígado

Un artículo de Carolina Méndez, investigadora financiada por la AECC revela una nueva estrategia de ataque a la enfermedad

Publicado

el

ICAL. Carolina Méndez, investigadora financiada por la AECC revela una nueva estrategia de ataque al cáncer de hígado

 

La revista de acceso abierto ‘Cancers’ publicó un artículo científico en el que se plantea una nueva estrategia que puede permitir importantes avances en la lucha contra el cáncer de hígado como parte de la tesis doctoral de la investigadora Carolina Méndez Blanco, miembro del grupo de investigación liderado por José Luis Mauriz y Javier González Gallego en el Instituto de Biomedicina (Ibiomed) de la Universidad de León (ULE).

En el texto, que también aparece firmado por el resto del grupo (Flavia Fondevila Pena, Paula Fernández Palanca, Javier González Gallego y José Luis Mauriz), se explica que una de las posibles vías para atacar al cáncer con un tratamiento es impedir que sus células se puedan alimentar, bloqueando así el crecimiento del tumor.

Para alcanzar ese objetivo uno de los fármacos que se utiliza es el Sorafenib, que evita la formación de vasos sanguíneos alrededor del tumor, impidiendo de esta forma que le llegue suministro de oxígeno y nutrientes. El problema es que el Sorafenib resulta efectivo a corto plazo y cuando se utiliza durante largo tiempo el tumor ‘aprende’ y busca estrategias para sobrevivir ante la falta de oxígeno, de manera que el cáncer consigue adaptarse y resistir el tratamiento.

La investigadora predoctoral Carolina Méndez ha estudiado estas estrategias de adaptación en el cáncer de hígado en cultivos celulares y ha comprobado que cuando el oxígeno disminuye por efecto del Sorafenib hay dos moléculas (HIF-1 y HIF-2) que se producen en grandes cantidades y se encargan de reajustar las células tumorales para que puedan sobrevivir.

También ha observado que la falta de oxígeno es capaz de ‘apagar’ otra molécula (BNIP3), que es la encargada de dar la orden para que la célula tumoral muera. Con ambas acciones, (‘activando’ las moléculas HIF 1 y 2, y ‘apagando’ la BNIP3), el tumor mantiene vivas sus células.

El grupo de investigación de Ibiomed ha llegado a la conclusión de que inactivar el trabajo de las moléculas que permiten al tumor adaptarse a la falta de oxígeno y, por otro lado, reactivar la molécula que hace que las células del tumor mueran, podría ser una buena estrategia combinada para hacer frente a la resistencia al tratamiento con sorafenib en el cáncer de hígado.

Los resultados de este estudio abren la puerta a nuevos conocimientos sobre la resistencia del cáncer hepático a los tratamientos, y hay que destacar que Carolina Méndez Blanco, investigadora financiada por la sede de León de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), ha encontrado tres moléculas clave que utilizan los tumores para adaptarse a las condiciones de falta de oxígeno.

Por todo ello, la investigación publicada ha conseguido un resultado que abre la puerta a una estrategia para luchar contra el cáncer de hígado y hacer posible que el tratamiento con Sorafenib se pueda mantener el tiempo que sea necesario, señalan desde la ULE.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest