Conecta con nosotros

Stop Uranio carga contra UGT por defender la actividad industrial radioactiva en Salamanca

El colectivo incide en el “enorme riesgo” para los trabajadores que conllevaría la instalación de la planta en la provincia

Publicado

el

Foto Twitter @stopuranio

 

La enmienda presentada por el Partido Socialista y Unidas Podemos al proyecto de ley de cambio climático y transición ecológica que se encuentra en tramitación en el Congreso de los Diputados, y que afecta a la creación de una mina de uranio en la provincia de Salamanca, continúa acumulando reacciones. Este domingo el colectivo Stop Uranio salió al paso de las críticas de vertidas por UGT en fechas anteriores defendiendo la actividad industrial radioactiva como una oportunidad de “empleo de calidad”.

La organización activista mostró su sorpresa y una “enorme perplejidad” ante esta premisa ya que, según indicaron a través de un comunicado recogido por Ical, se trata de “una instalación radiactiva de primera categoría que conlleva un enorme riesgo para los trabajadores que desempeñen allí su labor”.

Asimismo, puso de ejemplo las plantas de Andújar (Jaén) o Urgeiriça (Portugal) para encontrar “el rastro de la muerte por trabajar con uranio”. Y, sin ir más lejos, añadió, “en Ciudad Rodrigo hay una incidencia mayor en el número de personas afectadas por el cáncer cuyo origen está en la mina de Saelices El Chico”.

En este sentido, y para ilustrar su posición, Stop Uranio se apoyó en un estudio realizado por tres científicos del Instituto de Salud Carlos III publicado en 2001 en el que, según citó el colectivo, se apuntaba que “en todas las instalaciones del ciclo de combustible nuclear en su conjunto se detecta un exceso estadísticamente significativo de mortalidad de cáncer de pulmón, hueso, ovario, renal y colorrectal”.

En concreto, para la provincia de Salamanca, en el documento aludido se señala que “el resultado más notable en el área de Ciudad Rodrigo fue el riesgo más elevado de muerte por cáncer de pulmón encontrado en todas las ciudades más cercanas a la instalación”.

Además, insistió, “ese empleo de calidad sería para unos pocos años, ya que la empresa Berkeley hablaba al principio de diez años, mientras que en los últimos comunicados lo eleva a 15”. Según valoró la organización, se trata de “tiempo escaso si lo comparamos con los 115 años de historia del Balneario de Retortillo, el mayor establecimiento hotelero por el número de camas en la provincia de Salamanca”, y que Stop Uranio considera en riesgo por la mina. “Causa estupor conocer que UGT defiende los intereses de una multinacional australiana cuando la mayoría de los miembros del Comité de Empresa del Balneario de Retortillo son de ese sindicato”, denunció.

Por otro lado, el colectivo recordó la importancia del sector primario en la provincia de Salamanca. “La mayoría de las personas que se encuentran en el medio rural viven de la agricultura y la ganadería. Si finalmente se pudiera abrir la mina y planta de Retortillo muchos puestos de trabajo de la zona se verían afectados, más si tenemos en cuenta que la marca de calidad de nuestros productos podría asociarse a esa instalación radiactiva”, alertó.

Finalmente, Stop Uranio reflexionó sobre “estos tiempos en los que nos damos cuenta de lo importante que es la salud”, reiterando que “no podemos permitir que se abran instalaciones radiactivas que merman la calidad de vida y la salud de trabajadores y personas que habitan en su entorno”. Por ello anunciaron que solicitarán una entrevista a los actuales dirigentes provinciales de UGT, “y así poder confrontar argumentos acerca de si le conviene a Salamanca volver a contar con minería de uranio en la provincia”.

Lo + visto

Pin It on Pinterest