Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
Tener el poder de comunicar – HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

Tener el poder de comunicar

El colectivo con discapacidad auditiva en Castilla y León reivindica mayor visibilidad, empleo y asistencia de profesionales de Lengua de Signos para cubrir sus necesidades del día a día

Publicado

el

Miriam Chacón / ICAL El presidente de la Federación de Personas Sordas de Castilla y León, Luis Alberto Redondo (C), junto a los usuarios Amaia Maortua y Alfredo Jiménez, frente a la sede

 

“Necesito tener el poder de comunicar y expresar con exactitud lo que siento en cada momento y solo cuando está junto a mí un interprete de Lengua de Signos lo tengo y desaparece cualquier miedo”. Quien así se manifiesta es Alfredo Jiménez, de 33 años y una de las 4.718 personas de Castilla y León que padecen discapacidad auditiva. Después de varios empleos de limpieza y tapicería, una lesión laboral y una jubilación parcial compatible con trabajos adaptados a su limitación física busca acomodo de nuevo en el mercado laboral.

Alfredo se une a Amaia Maortua, de 45 años, y Luis Alberto Redondo, de 59, también sordos de nacimiento, la primera colaboradora en distintos programas de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (Fapscl), y el segundo presidente y gerente de esta organización. Todos ellos coinciden, con motivo de la celebración el 30 de septiembre del Día Mundial del colectivo al que representan, en la necesidad de obtener una mayor visibilidad, empleo y asistencia de intérpretes -en esta ocasión les acompañan Eva Herrera y Amaya Loureiro- para cubrir sus necesidades del día a día.

Amaia, licenciada en Pedagogía, diplomada en Educación Especial y máster de postgrado en Lengua de Signos, pone el dedo en la llaga en cuanto a las principales limitaciones que padecen las personas con sordera. “Falta un conocimiento real de lo que es la discapacidad auditiva a nivel de entidades públicas y privadas. Por ejemplo, cuando vas a la Junta de Castilla y León a realizar cualquier gestión o la hora de participar en una oposición, como en mi caso, incluso no se nos respeta por que el tribunal piensa que al padecer sordera no puedes ocupar una plaza de profesor ni comunicar bien. El ir con un intérprete significa que ya, de entrada, se me minusvalore”, se lamenta.

Para Alfredo, el principal inconveniente llega a la hora de encontrar un trabajo, ya que a pesar de que le llaman para hacer varias entrevistas es complicado que luego lo contraten. “Respeto que prefieran coger a otra persona antes que a mi, aunque es bastante frecuente. No oímos pero tenemos capacidad para ejercer ciertos puestos. Incluso rendimos más al centrarnos realmente en lo que tenemos que hacer y nos entretenemos menos que quienes oyen”, señala sin perder la sonrisa.

Luis Alberto agrega que desde que se despierta se siente “una persona libre” pese a su discapacidad, pero considera que el resto de quienes no la padecen tienen una información “que a los sordos se les escapa” al existir barreras comunicativas. “No solo para buscar trabajo, si no en la universidad u otras facetas, vamos con ilusión pero con la mochila que supone ver si realmente nos entienden. Cuando hay intérprete está bien y es nuestro altavoz. Si no es así nos invade la tristeza por que hay que esperar a que otros te ayuden o pasen los apuntes. La dificultad estriba a la hora de ponerse en el lugar del oyente cuando no hay posibilidad adaptativa para comunicarse”, expone.

 

Sin intérprete, no hay comunicación

Amaia resalta la importancia de la figura del profesional de la Lengua de Signos para las personas que padecen sordera al ofrecer accesibilidad al conocimiento por uno mismo y, en suma, a enterarse de primera mano de las cosas sin tener que preguntar todo a través de familiares y amigos. “Cuando no teníamos intérprete eran las familias las que nos acompañaban y carecíamos de capacidad de decisión propia. Nos ayuda a comunicar y debe ver visto como un profesional que suple el que no podamos hacerlo pero que reproduce de forma exacta lo que queremos decir”, asevera.

El presidente de Fapscl, Luis Alberto Redondo, rompe una lanza en cuanto al apoyo que las personas sordas reciben de las administraciones y sostiene que hacen un esfuerzo grande para ofrecer recursos y prestar una atención adecuada a través del intérprete. “El problema es que no son suficientes y no cubren todos los servicios que se demandan o están ocupados. Si no están, en muchas gestiones hay malentendidos y eso es un problema para nosotros. No obstante, nos piden en ocasiones que impartamos cursos básicos de Lengua de Signos para una atención directa en trámites de documentación o para obtener el DNI”, explica.

En el caso de Alfredo añade que, al menos, cuando emplea las manos y señala cosas o “hace mimo” para entenderse en lugares a los que acude habitualmente hay personas que se interesan mucho en aprender el significado de los signos. “A ellos les cuesta más entenderme a mí que al revés y el esfuerzo que debe ser compartido en todo momento y no sólo mío. Pediría paciencia ya que nosotros llevamos luchando desde niños y adquiriendo más capacidad para comunicarnos”, resume.

Los tres protagonistas del reportaje inciden en el refuerzo que supone la asesoría y la formación para acceder a un empleo desde la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León, donde, como ejemplo, Amaia coordina programas de envejecimiento activo o para afrontar la vida diaria. A los mayores se les explica las distintas opciones que tienen ante la jubilación y, en esta semana, que coincide con la Jornada Internacional del colectivo, se realizan actividades, incluyendo una jornada festiva en Oña (Burgos), junto a a charlas en Palencia, Zamora y Burgo de Osma (Soria) sobre violencia de género adaptadas mujeres que tienen discapacidad auditiva.

 

El tema sanitario

El acceso a la Sanidad Pública es otro de los caballos de batalla el colectivo de personas sordas, donde Luis Alberto Redondo incide en la dificultad extrema que presenta el acudir a urgencias. “Tenemos miedo a qué hacer o a que no se nos entienda al tratar de explicar lo que nos ocurre si, sobre todo, no tenemos intérprete que nos acompañe”, apunta.

Por ello, desde Fapscl se está intentando poner en marcha un nuevo proyecto en Internet consistente en un servicio de video interpretación denominado ‘Svisual’. “La central estaría en nuestra sede y en contacto directo con el Hospital Río Hortega de Valladolid donde dispondrían de una pantalla. El usuario que lo precisase contaría con intérprete para hacer una consulta médica por video conferencia destinada a persona sordas”, añadió el presidente de la Federación.

Esto evitaría, según agrega, que en el médico de cabecera, cuando hay mucha espera, el intérprete deba irse y deje solo al paciente sordo para llegar a tiempo a otro servicio. “No todos los médicos dan prioridad a una situación de este tipo. No es que queramos un privilegio al haber una lista y colarnos sin esperar, si no que afecta al profesional de la interpretación de signos y al derecho a la persona sorda”, incide Redondo.

Alfredo entiende que con la salud no se juega y que el paciente sordo debe tener la máxima información y fidedigna sobre su dolencia y no conformarse con lo que un familiar le transmita al final de una consulta. “Si me acompaña mi mujer o mis hermanos me resumen en dos minutos lo que el médico dijo en cinco. Al estar mi intérprete me siento fuerte y con capacidad para firmar la autorización de un tratamiento o intervención. No puedo operarme de una hernia discal y saber después que podía haberme quedado en una silla de ruedas”, asevera.

Amaia cierra el turno de intervenciones y significa que procede del País Vasco, donde el sistema educativo “es muy distinto”, lo que le permitió, según apunta, recibir una formación “oralista” complementaria a la Lengua de Signos, a lo que se sumó el trabajo realizado con ella por la familia. A lo expuesto Alfredo añade que siente “admiración, orgullo y envidia sana” por Amaia. “Yo no tuve la oportunidad de ir a la Universidad como ella, me hubiera gustado y en casa me animaron pero mi discapacidad supuso un problema”, concluye.

 

Lo + visto