Kamagra jelly, being in a semi-solid jelly form, tends to get quickly absorbed in our body Buy Kamagra Australia, unlike tablets that have a slow rate of absorption. It takes around 20 minutes for the Jelly to start working after consumption as compared to tablets that take anywhere from 30 to 60 minutes.
Futuro frágil para la escuela rural de Castilla y León – HOY Castilla y León :: Noticias de Castilla y León
Connect with us

Futuro frágil para la escuela rural de Castilla y León

Publicado

el

Alumnos de la escuela unitaria Carlos Ruiz de la Pernía (Palencia)

 

Las escuelas rurales se han convertido en centros que, al borde de la desaparición, generan un espacio de convivencia entre las escasas generaciones de niños ‘rurales’, donde poder impartir una serie de metodologías que fomenten la colaboración entre los más pequeños, desde su infancia hasta la adolescencia. Espacios donde el entorno rural se convierte en un actor educativo más, con el que jugar y desde el que desarrollar los contenidos y herramientas. Uno de los ejemplos más significativos de estos Centros Rurales Agrupados (CRA) es el colegio Carlos Ruiz de La Pernía Palencia, que evidencia, con sus seis alumnos, que la educación en casa y en el medio rural es un servicio frágil, que en cualquier momento puede desaparecer.

El centro permanece bailando en los límites de las ratios establecidas por las administraciones para mantenerlo abierto. Aunque, el cambio de centro de dos de los alumnos al pasar de ciclo el próximo curso puede hacer peligrar la continuidad de esta escuela, cuyo cierre, comentan algunos vecinos de la localidad montañesa de San Salvador de Cantamuda, supondría “una última puñalada” para una comarca muy afectada por la despoblación y que cada vez pierde más servicios para sus habitantes.

El colegio, el único que funciona en La Pernía, es “todo un lujo” para las familias, ya que disponen de transporte para niños que viven en otros pueblos del entorno y de un servicio de comedor para estos seis pequeños que van de los 4 hasta a los 12 años. “Educar a tus hijos aquí es una gozada”, comenta una de las madres de la escuela palentina, Adara Díaz cuya familia se instaló en la localidad hace casi dos años, acudiendo a la llamada de una iniciativa del pueblo que salvó el colegio y que dio un rayo de esperanza a la comarca norteña.

Ahora, dos años después de su llegada al norte palentino, sobre el colegio pende la sombra del cierre por no cumplir la ratio de alumnos lo que, para ellos, sería no sólo la perdida de este servicio por parte de las familias, sino también “los puestos de trabajo que tiene relacionados que se perderían”, comenta esta madre quien también destaca el apoyo que hay desde el Ayuntamiento para salvar el colegio.

En la misma línea apuntan las palabras de Nuria, otra de las madres del centro, que explica que, pese a los prejuicios de la gente respecto de este tipo de escuelas, “el nivel siempre se ha mantenido e incluso ha sido superior al del resto de alumnos, cuando tienen que cambiar de centro”. Además, defiende que la intención se proseguir con las acciones para que el colegio permanezca abierto porque “para nosotros es muy cómodo y sino hay que llevar a los niños hasta Cervera de Pisuerga” y esta opción, apunta, da a las familias de pueblo libertad y tranquilidad.

De esta escuela rural, se encarga Carmen del Val, una profesora que hace las veces de directora y de secretaria del centro y que es una de las grandes defensoras de este colegio donde, los alumnos mantienen un amplio programa educativo que abarca desde el aprendizaje de los oficios tradicionales, hasta iniciativas novedosas vinculadas a la aplicación de las nuevas tecnologías en las aulas.

Del Val destaca que, este tipo de centro propician que los más pequeños desarrollen antes su autonomía y comiencen a asumir responsabilidades antes que el resto. Asimismo, explica que los niños tienen asimiladas las diferencias de edad que existen entre ellos, en este caso desde los cuatro a los doce, y se ofrecen apoyos mutuos tanto en las cosas del día a día, como en los propios contenidos.

En definitiva, el centro educativo de La Pernía es una de las pocas escuelas unitarias que aún subsisten en la provincia. Un espacio de aprendizaje para grandes y pequeños en el que actualmente estudian seis chavales, todo ello sin renunciar en ninguno de los casos a ser educados cerca de sus casas. Un lujo, en pleno medio rural palentino, que las familias esperan seguir conservando.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo + visto