Conecta con nosotros

Detectan grupos organizados que alquilan a okupas viviendas vacías en barrios como Delicias, Rondilla o Pajarillos, en Valladolid

Se tiene constancia de su actividad desde 2014 pero desde entonces se ha expandido y en lo que llevamos de año se han detectado 50 nuevas ocupaciones

Publicado

el

La Policía Nacional de la Comisaría de las Delicias, en Valladolid, tiene localizados en la ciudad dos organizaciones que alquilan a okupas viviendas vacías en lo que se denomina la ‘venta de llave’ en la que entregan la vivienda a la persona captada para asentarse en la casa a cambio de una cantidad mensual de dinero, que puede llegar a los 400 euros, si bien el precio de la vivienda varía en función de la ubicación. La Policía ha detectado en lo que llevamos de año 50 nuevas ocupaciones, la mitad de ellas en el barrio de Delicias, pero también 13 en Rondilla y 12 en Pajarillos, según publica en su edición de hoy El Norte de Castilla.

Según el rotativo, estas bandas buscan un inmueble en venta, en especial en estos barrios y lo vigilan “muy de cerca” durante unos días para cerciorarse de que está vacío, momento en el que cambian el bombín de la puerta y enganchan el cableado de luz a la comunidad de vecinos. Siete o diez días más tarde, si no hay movimientos en torno al piso, lo asaltan, lo vacían y se instalan en él o lo alquilan a un tercero, normalmente una familia vulnerable que necesita una vivienda en la que vivir.

La “gran mayoría” de las veces, según confirma la Policía Nacional, quienes lo ejecutan son personas a las que, a pesar de incurrir en un delito, la carencia les empuja a tirar la puerta e instalarse en el domicilio de forma ilegítima y violenta. En otros casos se trata de grupos organizados que se adentran en los pisos para luego venderlos o alquilarlos. Aunque se tuvo constancia de estas prácticas hace ya seis años, estas se han ido extendiendo y en lo que llevamos de año, se han detectado 50 nuevas ocupaciones.

Tuvieron constancia por primera vez de su existencia hace ahora seis años, en 2014, y desde entonces esta práctica se ha ido expandiendo por la ciudad. En 2019, esta cifra ascendió hasta las 168 y se ordenaron siete desalojos, cinco ejecutados y dos sin conflicto porque se alcanzó un acuerdo con el propietario. No obstante, desconocen cuántas pueden estar controladas por estos grupos –son dos familias, una de Delicias y otra de Rondilla, aunque relacionadas entre sí– por la dificultad que implica identificarlos, ya que el líder en cuestión “enmascara” los contratos de alquiler con identidades falsas, de terceros que conocía con anterioridad.

Lo + visto

Pin It on Pinterest