Conecta con nosotros

‘Disco’ vecinal para despedir el día

Un vecino del barrio de La Rubia empezó a poner música a sus vecinos para romper la monotonía y se ha convertido en una cita ineludible que los vecinos siguen y jalean antes de darse las buenas noches

Publicado

el

ICAL . Toño un vecino de Valladolid entretiene a los vecinos con música por las tardes

 

Mediodía del primer domingo de confinamiento en casa tras la declaración, un día antes, del estado de alarma por la expansión del Covid-19. El himno de España empieza a sonar a todo volumen en el Parque Arturo León, un grupo de viviendas del barrio de La Rubia, en Valladolid. Decenas de vecinos se asoman a las ventanas para ver qué ocurre y de dónde viene esa música que, al menos por unos minutos, ha abstraído a los vecinos de la zona de sus pensamientos y conversaciones, que estos días giran, de forma mayoritaria, en torno al virus, su incidencia y repercusiones.

La melodía del himno patrio procede de la terraza de uno de los edificios, donde Toño, ataviado con un polo de color rojo y gualda, intenta amenizar al vecindario, algo que consigue ante la mirada de los curiosos y sorprendidos moradores de las viviendas próximas, que no dudan en inmortalizar el momento con sus teléfonos móviles, muchos de ellos para difundir posteriormente entre sus contactos el pertinente vídeo y así romper la monotonía de las primeras horas de encierro.

Al himno de España le sigue el conocido ‘¡Qué viva España!’ de Manolo Escobar y el ya tradicional ‘Resistiré’ del Dúo Dinámico, con el que se cierra la primera sesión musical, y tras lo que no faltan las peticiones de algunos vecinos para que continúe la fiesta. Pero esta sesión ‘piloto’ fue la primera de las muchas que ya se han convertido en habituales cada noche, si el tiempo lo permite. Al ‘himno’ de esta crisis se suman cada noche una o dos canciones más, siempre con mensaje positivo, y música infantil, pensando también en los más pequeños.

“La gente está esperándolo”, reconoce Toño, quien asegura que su intención no es más que hacer “algo diferente y unir a la gente”, lo que sin duda está consiguiendo, ya que estos minutos musicales se han convertido para muchos en los edificios próximos a su vivienda en un momento en el que despedir una nueva jornada, difícil, de cuarentena en las casas, participando con bailes y cánticos desde los balcones. “La música es para mí una de las cosas más importantes”, explica Toño, conocido en el mundo de la noche vallisoletana como ‘Toñomoon’, quien la califica como “esencial”, aunque no es más que una afición, ya que en su día a día se dedica a dar soporte informático a farmacias.

 

 

“Me emociona escuchar a la gente dándose las buenas noches, lo hago por gusto”, relata a Ical, además de que reconoce que el primer día lo hizo movido por su afición a la música, a su país y a este tipo de cosas. Tras ver una iniciativa similar en televisión, que le pareció “súper original”, quiso tener “un reclamo” hacia la gente, que se encuentra “amustiada” por la situación que se está viviendo.

Acostumbrado a salir, y tras media vida pinchando en la noche de Valladolid, algo que no hace profesionalmente sino por afición en ocasiones puntuales en las que así se lo reclaman, se dio cuenta de que disponía de buen material para hacer “una buena fiesta”, lo que le llevó a sacar sus altavoces a la calle. “Mi madre no me dejaba”, reconoce, aunque la reacción de la gente fue muy buena, de ahí que cada noche prepare su discoteca vecinal para despedir el día junto a los vecinos y amenizar el final de la jornada.

A las sesiones de unos minutos de cada día no le falta alguna jornada especial, por ser fin de semana o cuando se prevé mal tiempo los siguientes días y no se podrá organizar la discoteca vecinal, con una pequeña verbena más larga, acompañada incluso por luces de colores, algo que los propios vecinos pide. “Es un gusto y un sueño que te aplaudan al final”, asegura, porque eso evidencia que “están felices”.

Las canciones, al margen del Dúo Dinámico, están muy pensadas para la ocasión. El ‘Sobreviviré’ de Mónica Naranjo, el ‘Salta’ de Tequila, o el ‘Madre Tierra’ de Chayanne, a lo que se suman cada día infantiles como el ‘Buenas noches con los Lunnies’, la Familia Telerín o los payasos de la tele, que hacen participar a jóvenes y no tanto en esta fiesta vecinal. “Me salen solas”, explica Toño, que dice no querer “saturar” a la gente, de ahí la duración de las sesiones, para que se vayan “con una sonrisa a cenar y a la cama”.

El tiempo por el que se prolongará el estado de alarma se desconoce todavía, parece que serán más de los 15 días fijados inicialmente, y aunque la situación resulta en general complicada para todos, la animación desde los balcones, como la promovida por Toño desde su ático, está dando “aire” a algunas personas que llevan peor el encierro y para quienes un baile o una canción favorecen hacer vecindario. Pero cuidado, que ¡ya hay quien empieza a pedir barra libre!.

Lo + visto

Pin It on Pinterest