Conecta con nosotros

La desescalada permite recuperar casi un millar de empresas a Castilla y León en mayo aunque son cerca de 4.000 menos que en 2019

Santiago Aparicio denuncia que “la inyección de liquidez ha sido muy escasa por parte de las administraciones, cuando necesitábamos dinero contante y sonante”

Publicado

el

 

La desescalada progresiva de la Comunidad y el lento retorno de la economía al dinamismo tras la hibernación por el estado de alarma frente al COVID-19 permitió una cierta recuperación del tejido productivo de la Comunidad en mayo, respecto al mes anterior, aunque los datos en la comparación con la ‘normalidad’ del 2019 siguen siendo catastróficos.

Las cifras recogidas por Ical del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones revelan que la Comunidad, registró en mayo 65.505 empresas cotizantes a la Seguridad Social, lo que supone un crecimiento respecto a abril en 958 actividades. Sin embargo, el dato representa un desplome en 3.923 empresas en relación al mismo mes del año anterior, con una caída porcentual del 5,7 por ciento.

En la comparativa mensual, Castilla y León anotó 372 nuevas empresas en la construcción y 357 en los servicios, hasta un total de 6.900 y 45.882, respectivamente. Asimismo, se pusieron en marcha 205 en el agro y 24 industrias, con 6.073 y 6.650 en total para cada sector. El dato cambia radicalmente en la comparativa anual, ya que desaparecieron 3.192 empresas del terciario; 665 de la construcción; y 175 industrias. El sector primario, esencial durante el estado de alarta, ganó 109 actividades respecto al año anteriot.

En cuanto al empleo, las empresas cotizantes daban trabajo en mayo a 622.264 asalariados, 5.727 más que en abril. El empleo se impulsó sobre todo en el sector primario, que sumó 3.024 puestos; y en la construcción, que generó 1.557, junto a 884 en los servicios, y 302 en la industria.

La comparativa anual revela el verdadero alcance de la crisis del COVID-19, ya que se perdieron respecto a mayo de 2019, un total de 26.294 puestos de trabajo, la mayor parte, en el sector servicios, donde desaparecieron 20.667. Asimismo, la construcción también redujo sus empleos en 3.264 puestos, y la industria, en 2.611. El agro siguió en alza, y creó respecto al año pasado 248 puestos de trabajo.

 

Enorme preocupación

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, expresó a Ical su “enorme preocupación, porque 4.000 empresa han caído” y lamentó que sus previsiones de que entre el 20 y el 25 por ciento de los establecimientos de comercio y hostelería “no iban a levantar sus persianas se están cumpliendo”.

Aparicio recordó que llevan tiempo pidiendo una inyección de liquidez a las empresas para sobrevivir equivalente a la facturación que hubieran tenido durante los 90 días que han permanecido cerradas por fuerza mayor, algo que “no ha sido así”. “Eso hubiese sido lo ideal y hubiera permitido salir airosas a un porcentaje altísimo de empresas”, dijo, para reprochar que “la inyección ha sido muy escasa por parte de las administraciones, cuando necesitábamos dinero contante y sonante”.

Asimismo, denunció que las medidas para el retraso del pago de impuestos o alquileres, “han ido muy lentas” y “no ha sido lo que esperábamos en una situación inédita y grave para las empresas, los que movemos la economía”, comentó.

El dirigente patronal evidenció que “hace falta dinero metido en vena” y, con todo, asumió que “todavía se puede poner remedio” a la situación, aunque, a su juicio, “nadie, sobre todo a nivel nacional, ha creído en las empresas”. “Se están empezando a romper las cadenas de pago a proveedores y ahí es cuando empiezan a caer las empresas”, dijo, par exigir dinero y si las administraciones “no tiene para salvaguardar a las empresas, que se endeuden”, concluyó.

 

Provincias

Por provincias y en relación al mes de abril, el número de empresas creció en Zamora (5.149), un 2,4 por ciento; en Burgos (10.491), un 1,6 por ciento; en Ávila (4.844), un 1,5 por ciento; en Salamanca (9.866), un 1,4 por ciento; en Palencia (4.711), Segovia (5.319), Soria (2.865) y Valladolid (14.953), un 1,3 por ciento, en cada caso; y en León (12.141), un 1,1 por ciento.

En la comparativa anual, las actividades cayeron un 6,7 por ciento en León; un 6,1 por ciento en Salamanca; un seis por ciento en Ávila; un 5,7 por ciento en Zamora; un 5,3 por ciento en Palencia; un 4,9 por ciento en Valladolid; un 4,5 por ciento en Burgos; un cuatro por ciento en Segovia; y un 3,8 por ciento en Soria.

En cuanto al empleo respecto a abril, creció en Zamora (33.562), un 1,8 por ciento; en Ávila (32.065), un 1,4 por ciento; en Valladolid (157.624), un 1,3 por ciento; en Segovia (39.101), un 1,1 por ciento; en Burgos (106.610), un 0,9 por ciento; en León (103.614), un 0,9 por ciento; en Salamanca (79.480), un 0,5 por ciento; y en Soria (26.633), un 0,4 por ciento. En Palencia (43.375), permaneció estable.

Por lo que se refiere a la comparativa interanual, el número de puestos menguó un 5,6 por ciento en Palencia; un 4,9 por ciento en Burgos; un 4,6 por ciento en Ávila; un 4,2 por ciento en Salamanca y Zamora; un 3,9 por ciento en León; un 3,3 por ciento en Valladolid; un tres por ciento en Segovia; y un 2,9 por ciento en Soria.

Lo + visto

Pin It on Pinterest