Conecta con nosotros

La Junta de CyL contempla más de 20 millones en ayudas hasta 2023 para impulsar la industria del automóvil de energías alternativas

La estrategia apunta a 2.200 nuevos puntos de recarga y a un parque de 5.000 eléctricos; 50 de gas natural licuado, 400 de gas natural comprimido, 3.000 de gas licuado del petróleo y diez de hidrógeno

Publicado

el

La Estrategia Regional de Vehículos de Energías Alternativas en Castilla y León 2020-2023 contempla ayudas públicas por más de 20 millones de euros y una inversión inducida de al menos 80 para lograr el “liderazgo” industrial de la Comunidad en el sector de la automoción.

 

 

El documento al que ha tenido acceso Ical, que aún está en fase de alegaciones y consulta, precisa que dentro de los objetivos de mercado para 2023 se pretende alcanzar un parque de al menos 5.000 vehículos eléctricos, 50 de gas natural licuado, 400 de gas natural comprimido, 3.000 de gas licuado del petróleo y diez de hidrógeno. El objetivo del Gobierno autonómico es subvencionar la adquisición de un millar de estos vehículos. El texto precisa que el parque de eléctricos de la Comunidad, se situaba en 2019 en 1.162 unidades.

En cuanto al eje de infraestructuras, las medidas apuestan por establecer una red de al menos 300 puntos de recarga lenta de uso público; otros tantos públicos-restringidos, 1.200 en domicilios particulares; 300 puntos de recarga rápida; tres estaciones de repostaje de GNL, el mismo número de GNL/GNC; 13 de GNC; 60 de GLP y una hidrogenera. El estudio indica que a finales de 2019, había en la Comunidad, 200 puntos de recarga.

El texto precisa que en las medidas de apoyo a los proyectos empresariales ligados a los vehículos de energías alternativas, fundamentalmente del vehículo eléctrico, se pretende desarrollar y maximizar la industrialización de componentes electrónicos y auxiliares en general para establecer líneas de fabricación dentro de las plantas disponibles dentro de Castilla y León y que permita la creación de nuevas. Además, se prevén apoyos a aquellas empresas encargadas de gestionar los residuos producidos por este sector. La meta es alcanzar 20 proyectos, con un apoyo de 20 millones y una inversión inducida de 80.

Asimismo, se apuesta por el desarrollo de otros diez proyectos, con un millón de euros en ayudas, para la investigación por parte de Centros Tecnológicos y universidades para que Castilla y León se posicione como lugar de referencia en cuanto a desarrollo de componentes y otros elementos relacionados con los vehículos de energías alternativas como módulos de baterías, pilas de combustible, reducción de emisiones en motores de GLP, GNC y GNL; soluciones tecnológicas específicas de monitorización o equipos para la infraestructura de recarga.

Otra línea pretende potenciar la conectividad mediante el desarrollo de aplicaciones TIC, aplicables a los vehículos de energías alternativas, por parte de empresas de Castilla y León. Cuenta con 250.000 euros en ayudas, con la meta de lograr una veintena de proyectos. La estrategia se decanta asimismo por mejorar la cualificación de los recursos humanos de la Comunidad, para llegar a 4.000 alumnos, a través de 100 cursos.

La programación aboga también por el fomento del uso de vehículos de energías alternativas por parte de la Junta de Castilla y León, para lo que se pretende atender un centenar de consultas. Asimismo, promoverá la creación de nueve planes de movilidad compartida (Car Sharing)

Junto a esto se prevé un centenar de acciones de asesoramiento para fomentar el uso de los vehículos de energías alternativas desde los diferentes municipios de Castilla y León, regulando su uso con ordenanzas. La Junta celebrará además 30 jornadas para difundir el concepto y las ventajas del uso de vehículos de energías alternativas para favorecer la incorporación de la movilidad sostenible en el uso diario.

 

13 medidas

La estrategia se articula a través de 13 medidas que forman parte de tres ejes principales, como son industrialización y desarrollo tecnológico, infraestructuras y mercado en el sector estratégico de la automoción. Estas medidas contribuirán a la consecución de un conjunto de objetivos cuyo fin último es “impulsar el crecimiento, liderazgo y futuro de Castilla y León en el sector de la automoción”.

“Se trataría en definitiva de conseguir que Castilla y León se convierta en una de las regiones de referencia tecnológica a nivel nacional en el sector de las energías alternativas en su triple vertiente: vehículos, componentes e infraestructura de recarga/suministro”, argumenta el Gobierno regional en su propuesta.

La Junta asegura que el impulso de los vehículos con energías alternativas para Castilla y León supone “una oportunidad industrial, tecnológica, económica y medioambiental”. Así, el Gobierno de Castilla y León considera necesaria la adecuación de una estrategia propia que “normalice e impulse las medidas pertinentes para situar a la comunidad en la vanguardia de las regiones europeas con una importante implantación de la industria del automóvil”. “El sector de automoción es una actividad económica estratégica en la estructura productiva moderna de Castilla y León en términos cuantitativos pero también cualitativos de impulso a la innovación y apertura exterior de la economía”, sentencian.

 

Oportunidades

La estrategia destaca entre las oportunidades en el ámbito industrial y tecnológico de estos vehículos, como posicionar la industria de la automoción de Castilla y León y su equipamiento industrial como referencia del sector. Asimismo, permitirán establecer un mercado que facilitará a los fabricantes el cumplimiento de sus objetivos de emisiones de CO2. Además, se integrarán dentro de las cadenas nuevos componentes y módulos para la producción de vehículos, infraestructuras de recarga e infraestructuras inteligentes de transporte.

El estudio resalta que los vehículos con energías alternativas promueven la mejora de la balanza comercial disminuyendo las importaciones de petróleo, y reduciendo las incertidumbres generadas por las fluctuaciones de precios de los mercados y la dependencia de terceros países. Asimismo, permiten aplanar la curva de la demanda eléctrica gestionando la recarga de los vehículos eléctricos en horas valle nocturnas, generando una mejora en la amortización financiera de las inversiones realizadas en infraestructura y una disminución del coste de la electricidad.

Por último, en el ámbito ambiental el impulso de los vehículos con energías alternativas supone disminuir las emisiones de contaminantes, fundamentalmente en las ciudades, ayudando a las administraciones locales en las actuaciones que se están llevando a cabo para mejorar la calidad del aire. También contribuye a la disminución de las emisiones, incluyendo las de CO2, del sector del transporte de forma que se puedan alcanzar los objetivos establecidos por Europa.

 

Lo + visto

Pin It on Pinterest