Connect with us

Vox y PSOE se enfrentan en las Cortes y Pollán se niega a retirar “ninguna alusión al ataque que se produce a la Constitución” en este país

La oposición apoya la proposición socialista sobre violencia de género y coincide en que hay que seguir avanzando, más ante la “negación rotunda” de “algunos partidos”

Publicado

el

Los grupos parlamentarios que sustentan al Gobierno y la oposición se enfrentaron hoy en la segunda sesión del Pleno de las Cortes a causa de una proposición no de ley sobre violencia de género, presentada por el PSOE y rechazada por PP y Vox. Durante el debate, el presidente del Parlamento, Carlos Pollán, intervino para asegurar que no retiraría “ninguna alusión al ataque que se produce en este país a la Constitución, a la separación de poderes y a la igualdad de los españoles”. La procuradora de Vox Susana Suárez había realizado previamente este pronunciamiento, que fue denunciado por la socialista Patricia Gómez Urbán, quien pidió la palabra para solicitar que no se tuviera en cuenta esa alusión por el término “dictadura”, utilizado por Suárez para definir al Gobierno de Pedro Sánchez, que “fue elegido legítimamente por todos los españoles”.

Tras la primera intervención de la procuradora Nuria Rubia (PSOE), encargada de defender la PNL, y en la que recordó al vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, el “gesto obsceno” realizado en el último pleno y “sobre el que el PP calló y puso en duda”, tomó la palabra el número 2 del Gobierno regional, quien negó “rotundamente todas las afirmaciones vertidas” sobre él por la política socialista, “trufada de todo tipo de mentiras”. “Yo no acepto ninguna lección de respeto de las mujeres del partido de Tito Beni, Puente, Ábalos y Tudanca; y no me hagan explicar por qué”.

En su réplica, Rubio contestó a García-Gallardo: “Todos sabemos lo que ocurrió”, y le instó a pedir perdón, para concluir su intervención con un alegato a favor de la lucha contra la violencia de género y citar textualmente las palabras pronunciadas ayer por Nevenka Fernández “contra el miedo” durante el reconocimiento del Ministerio de Igualdad.

La tensión no terminó en ese momento, pues entonces pidió la palabra también la viceportavoz del Grupo Socialista, Patricia Gómez, quien calificó de “afirmación muy grave” la de Susana Suárez (Vox) al tachar el Ejecutivo actual de “dictadura, cuando es una elección libre de los ciudadanos”. “Una dictadura es lo que ella defiende y que estuvo durante 40 años, y se llama franquismo”, comentó Gómez, quien solicitó su retirada del Diario de Sesiones, momento en el que Pollán llamó al orden a dos procuradores de la bancada socialistas y se negó a retirar la frase de la política de Vox.

“Ruego que respeten las opiniones de los demás”, dijo, momento en el que se abrió un debate entre Gómez Urbán y Pollán. “Está mal que Suárez ataque cuando no es verdad, pero mucho peor es que el presidente de las Cortes se posicione. Es inaudito de un cargo que debe mantener la imparcialidad y respeto al presidente del Gobierno. Estas descalificaciones no retratan al presidente del Gobierno, sino a usted. Es lamentable, como lo es usted, señor presidente”, sentenció la socialista.

 

PNL rechazada

Más allá de la polémica suscitada, Nuria Rubio felicitó a la nueva ministra de Igualdad, Ana Redondo, que se enfrenta “a un nuevo reto que cumplirá con creces”. “Estamos muy orgullosas de cómo nos representará”, dijo. Cargó contra miembros de la Junta por “insultar a las personas con discapacidad y eliminar minutos de silencio” y contra el gesto de las “muñecas hinchables” en la sede del PSOE, en las que se insinuaba que “eran ministras”. También recordó unas palabras de Alfonso Fernández Mañueco, en las que definía como “situación personal” el caso de la exconcejala de Ponferrada Nevenka Fernández, un asunto que “no podía empañar su gestión”.

La PNL, que coincide con la conmemoración el 25 de noviembre del día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, recibió el apoyo del Grupo Mixto, cuyo tiempo se repartieron Francisco Igea (Ciudadanos) y Pablo Fernández (Podemos). Igea aseguró que “ganamos” con el nombramiento de Ana Redondo y se refirió a la “justicia poética” por que el primer acto de la nueva ministra, que fuera “mano derecha de Óscar López” cuando este era secretario regional del PSOE, sea con Nevenka cuando “puso su cargo a disposición del partido tras pactar con Ismael Alonso”.

Aprovechó para cargar contra el PP por su coalición con Vox. “El PP no calla, el PP aplaude. Lo hace sistemáticamente a su vicepresidente. Es la triste desgracia de esta tierra”, apuntó.

Igualmente, consideró que la política de violencia de género “debería reevaluarse” porque de sus tres pilares: prevención, medidas punitivas y paliación, “se ha hecho poco de la primera” e incluso añadió que en los últimos años “no se ha avanzado nada si se habla de los datos fríos y reales de la violencia de género”. Aunque agradeció su respaldo, Nuria Rubio afeó a Igea que diga que Redondo era “la mano derecha de un hombre, que también es machismo”.

Por su parte, Pablo Fernández defendió que “como todos los años por esta fecha, es tan necesario llevar a cabo esta iniciativa y más en una comunidad gobernada por quien lo está”. Tras realizar una “loa y reconocimiento” hacia la “extraordinaria” labor de la exministra Irene Montero, reconoció que España “ha avanzado enormemente en esta materia”, pero “por desgracia, gobiernos autonómicos como este han retrocedido”.

Fernández mencionó que se registran 1.238 mujeres asesinadas desde 2003, 53 este año y tres de ellas en Castilla y León. “Estamos asistiendo a un feminicidio, y en esta tierra sufrimos un gobierno que niega la existencia de la violencia de género. Es indecente, infame”, y se dirigió al PP para señalar que “no se puede soplar y sorber a la vez, o en misa y repicando”.

Por su parte, Alicia Gallego, de UPL, expresó que “no sé están haciendo bien las cosas al amparo objetivo de los datos” y por la “negación rotunda” que se hace desde las Cortes por “algunos partidos”. “Si la violencia crece, es que algo no está funcionando desde la formación, educación, los mensajes que se hacen llegar a niños y jóvenes. Debemos actuar si queremos una sociedad de futuro, de respeto por igual, primero en esta cámara y después como ciudadanos de primera”, aludió.

Igualmente, recordó que en la Comisión de Familia “se vio que hay dos posturas en el Gobierno, la del PP y Vox”, algo en que coincidió Nuria Rubia. “La Junta debería aclarar la línea a seguir y si las ayudas al colectivo se mantendrán o no, y la discriminación positiva”, comentó.

 

“Fracaso de la ley”

Por parte de los partidos que sustentan al Gobierno, que tumbaron la PNL, Susana Suárez (Vox) defendió que “todo lo dicho sobre el vicepresidente es falso” y acusó a los socialistas de “actuar como el Gran Hermano de Orwell, con una cámara no autorizada” durante la sesión de este martes. “Se desprende de la intervención que la Ley de violencia de género no ha servido para nada. Cada mujer asesinada es un fracaso de su ley. No hablen en mi nombre como mujer. La ley no nos protege y la muestra son las cifras” afeó.

Suárez afeó que “no facilitara los datos de violadores en la calle o los de otras sociedades donde mutilan y matan a las mujeres”. “¿No cuentan? Lo que no se ve no existe para ustedes. Tienen poca vergüenza y son el partido de las prostitutas y la cocaína, del Tito Berni y el dinero de los andaluces en esto mismo. No pueden dar lecciones”, acusó.

Igualmente, admitió que la “violencia existe, tanto por hombres como por mujeres y a los niños”, a los que instó “a apoyar de manera eficaz y no regando de dinero ministerios que no sirven para nada y encendiendo lucecitas moradas”. Apeló a la “identificación de los violadores” que “han salido en libertad” y exigió responsabilidad a los partidos “culpables”. Por último, pidió la derogación de la ley del solo sí es sí, aumentar las penas y bajar la edad penal para los jóvenes violadores. “Esta es la España en la que un beso ocupa más titulares que un tiro en la cabeza. Se escandalizan por protestas con muñecas hinchables y no por la prostitución de menores”.

Nuria Rubio contestó que la acusación a García-Gallardo es “todo entrecomillado”. “A ver si toda la Comunidad está equivocada”, sostuvo, para aplaudir que el discurso “reconozca que hay violencia machista aunque no esté de acuerdo con la ley”. “¿Cuál es su propuesta? Quieren diluirla en la de violencia intrafamiliar, pero no sabemos nada. Ustedes son Gobierno”, recordó a Vox.

Por último, Inmaculada Ranero (PP) criticó también la ley del solo sí es sí como el “mayor error” de su gestión, la cual “ha provocado una división entre el feminismo”. En este sentido, puso en contraposición las normas en esta materia entre la Junta y el Ejecutivo central, y planteó una enmienda en el que instaba a la Junta a “seguir impulsando políticas de lucha y prevención de esta lacra y los fondos necesarios”, además de requerir al resto de administraciones que “hagan lo propio”, especialmente al Gobierno de España, enmienda que no fue aceptada por la proponente de la PNL.

Lo + visto

Hoy cyl